Mi página en Bandcamp

Experimentando con agua: fase preliminar II

Estaba pensando que en la entrada anterior me mareé un poco con la combinatoria, así que voy a replantear algunos razonamientos.

Empecemos por el principio. Si yo dejo agua en un vaso durante tres días es posible que desarrolle un mal olor producto del crecimiento de bacterias. Como Lucía no lo aclara, supongo que este mal olor es el que debo detectar en el experimento propuesto. No es un reparo infundado: si parto de la premisa de que algo que tiene tan pocas probabilidades de afectar el agua como el tipo de pensamientos que trato de inculcarle no puedo dar por sentado que el efecto que cause sea el obvio y natural. Bien podría ser que el resultado que debo esperar (y que Lucía no dijo) es que el agua que recibió los pensamientos positivos huela a lavandas (o a eucalipto, o a paella valenciana o a perro recién bañado o a lo que se les ocurra).
Pero supongamos la opción simple y natural: el agua huele a agua estancada.
Este olor (al que voy a llamar "g" y "guacalez") toma valores que abarcan el cero (no hay olor) y los números naturales. Como la nariz no es (en los humanos al menos) un órgano de medición muy preciso, convengamos que hay tramos de g a los que podemos considerar iguales (de gx-∂g a gx+∂g, siendo ∂g el error de la sensibilidad de la nariz).

Y, para no escribir tanto, vamos a convenir la nomenclatura:
A la guacalez del vaso que recibió pensamientos negativos, o gn, la voy a llamar n.
A la guacalez del vaso que recibió pensamientos positivos, o gp, la voy a llamar p.
A la guacalez del vaso que funciona como blanco (no recibe nada de pensamientos), o gb, la voy a llamar b.

Teniendo en cuenta esto, tengo 13 posibles resultados:
1) n=b=p
2) n=b<p
3) p<n=b
4) p=b<n
5) n<p=b
6) p=n<b
7) b<p=n
8) n<b<p
9) n<p<b
10) b<n<p
11) b<p<n
12) p<n<b
13) p<b<n

Ahora bien, volvamos al experimento tal como lo planteó Lucía, sin usar el blanco. Ahí puedo obtener tres posibles resultados:
a) p=n
b) p<n
c) n<p

La opción a dice que el olor del agua es independiente del pensamiento inculcado. Eso elimina a los casos 1, 6 y 7. Estos dos últimos dicen que el acto de inculcarle pensamientos podría modificar la guacalez del agua (aumentándola o disminuyéndola con respecto al agua sin influir) pero que la distinción entre pensamiento negativo o positivo es irrelevante, con lo que la tesis se va por tierra.
La opción b sería (supongo) la deseada por la New Age, ya que dice que los pensamientos negativos provocan más guacalez en el agua que los positivos (y todos sabemos que la guacalez es fea).
Los casos usando un blanco que contienen esta opción son 3, 4, 11, 12 y 13.
El 3 y el 4 tienen el problema de que n=b y p=b, respectivamente, o sea, que el blanco y uno de los vasos que recibió pensamientos huelen igual. Esto quiere decir que una de las formas de pensar es irrelevante porque no produce una guacalez diferente a la de la naturaleza. Nuevamente la hipótesis de que el tipo de pensamiento importa se va por tierra.
El 11 y el 12 que el acto de inculcar pensamientos en el agua produce el mismo efecto sobre la guacalez (en uno la aumenta y en otro la disminuye), y que los pensamientos positivos o negativos sólo influyen en el grado de esa guacalez no natural. Obviamente, esto también tira por tierra a la hipótesis, ya que lo que aquí importa no es cómo uno piense sino que uno piensa.
Así que el único caso que valida la hipótesis es el 13.

Pero también tenemos la opción c, no nos olvidemos. El problema es cuál es la interpretación de los resultados acá, ya que los pensamientos positivos engedran más guacalez que los negativos, y, convengamos, la guacalez no es deseable. Si obtuviéramos olor a lavanda o a chocolate caliente la historia sería otra, pero supusimos que estos olores improbables en el agua dejada al aire no iban a ocurrir. O sea, a menos que convirtamos a la guacalez en un valor positivo, los pensamientos positivos no producen un efecto acorde a su nombre.
Como sea, el único caso que valida la hipótesis es el 8. El resultado será desconcertante pero ya se verá qué malabarismo dialéctico se hace para justificar como algo deseable el aumento de la guacalez (por ejemplo, que los pensamientos positivos aumentan el efecto de la Naturaleza y, como todos sabemos, la Naturaleza es Sabia).

Y eso. No hay necesidad aún de hacer el experimento, en realidad, primero habría que interpretar a los casos 13 y 8.
Pero eso lo dejo para otra ocasión.

Comentarios

  1. Total, el resultado del experimento nunca será concluyente. La dificultad a la hora de medir el olor del agua de forma objetiva no es nada comparada con la imposibilidad de medir el grado de "positividad" o de "negatividad" de los pensamientos "proyectados" (porque también puede que uno se desvíe al proyectar ¿cómo hay que hacerlo? ¿hay que mirar al vaso? ¿Hay que tocarlo?). Se nos puede colar un pensamiento negativo en mitad de la proyección positiva y viceversa ¿y entonces que hacemos? En primer lugar nos haría falta un curso de esos de meditación trascendental pera aprender a canalizar y a enfocar pensamientos, y quizá una lente fresnel grande para homogeneizar el flujo...

    ResponderEliminar
  2. Es cierto.
    Justamente estaba pensando cómo podía hacer para aislar cada vaso de la influencia de mis pensamientos "incorrectos" durante el resto del día. ¿Existirá un material que actúe de aislante? Y si no, ¿a qué distancia es prudente que yo tenga pensamientos positivos o negativos?
    Digo, tal vez un orgasmo en la habitación o el fastidio de tener que arreglar las canillas que gotean en el baño hacen llegar su influencia hasta el lugar donde pensaba poner los vasos (la cocina o el lavadero).
    ¿Y los vecinos? ¿Qué hago con los vecinos? Porque yo puedo pedirle a mi familia que se abstengan de tener pensamientos positivos y negativos durante tres días, pero con los vecinos ya es otra cosa. Prefiero pedirles que dejen de arreglar cosas en su casa, que el ruido del taladro me está dando dolor de cabeza.
    Y esto no es todo, porque me di cuenta de que no sé cuál es la influencia de la cotización del euro en el aroma del agua. Probablemente ninguna, o, si la tiene y es la misma en los tres vasos, podría despreciarla, pero no vaya a ser cosa de que sea diferente en cada vaso y distorsione los resultados.
    También no sé cómo proteger a los vasos del ataque de los traviesos elfos enlorianos, ni de la buena voluntad de las hadas del agua pura. Si alguien conoce un material refractario a esas y otras criaturas sobrenaturales, por favor, dígalo.

    En fin, hasta que no resuelva estos y otros problemas creo que voy a suspender el experimento.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo ayer en la noche ya tenía preparado todo para hacer mi experimento y hoy en la mañana mi perra se había trepado al buró a tomarse los tres vasos de agua. ¿invalidará eso el experimento, pregúntome yo acaso?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

A ver qué es lo que tenés que decir al respecto, eh.

Entradas populares