22 octubre 2008

La Nación ve las constelaciones

El domingo pasado (es decir, 19 de octubre) en la contratapa del suplemento Empleos del diario La Nación apareció una nota de Horacio de Dios en la que hace un panegírico del Método Hellinger y de su creador.
Si quieren (y tienen la paciencia de leer varios párrafos de elogios al ex-misionero admirador de Hitler y defensor del incesto) pueden ir a La constelación Hellinger en Chascomús.
Que un medio periodístico disfrace de nota a una publicidad no es nada infrecuente, pero esto me llama la atención, porque no es la primera vez que La Nación promociona elogiosamente una pseudociencia. Yo ya le pesqué una hace un poco más de un año (ver Emoto no es un celular) y es posible que haya habido unas cuantas más que se me pasaron por alto (no es un diario que lea con frecuencia, y mucho menos desde que se convirtieron en un panfleto de la derecha oligárquica).
Y me llama la atención porque no hace mucho yo, gracias a uno de los SPAMs de Pentarte supe quién era el tal Hellinger y sus "métodos" y escribí una entrada al respecto (Mi familia es una constelación). Si yo, no siendo periodista y con una googleada sencilla descubrí quién era realmente este tipo y lo peligroso de su terapia, ¿cómo puede ser que un periodista de tanta trayectoria como Horacio de Dios no haya averiguado quién era Hellinger antes de fascinarse al punto de escribir una nota tan melosamente alabatoria como la que motiva esta entrada?
No, no me contesten, no hace falta.

En fin, eso, que una vez más uno de los grandes medios de Argentina promueve a un charlatán peligroso y hace pasar por ciencia una chantada.

En fin, no sé de qué me sorprendo, viendo la calidad que últimamente tienen sus notas y sus analistas políticos.