31 enero 2006

¿Probaste con un yogur?

Desde hace tiempo anda circulando un informe de prospectiva tecnológica elaborado por expertos de British Telecom (el original se puede leer en 2005 BT Technology Timeline) en el que se detallan las maravillas que la ciencia nos va a ofrecer en los próximos años.

Entre las cosas sorprendentes se menciona, en todas las traducciones castellanas, que en para 2021 va a haber un "yogur chistoso". En algunas partes incluso agregan que "en 2021 los yogurts (que incorporarán circuitos electrónicos de ADN en sus bacterias) nos cuenten chistes (ver al respecto lo que dice The Guardian)".


Bueno, The Guardian dice:


'We can already use DNA, for example, to make electronic circuits so it's possible to think of a smart yoghurt some time after 2020 or 2025, where the yoghurt has got a whole stack of electronics in every single bacterium. You could have a conversation with your strawberry yogurt before you eat it.'


Lo que traducido significa:


Ya podemos utilizar el ADN, por ejemplo, para hacer circuitos electrónicos, así que es posible pensar en un yogur inteligente en algún momento posterior a 2020 o 2025, donde el yogur tendrá un montón de componentes electónicos en cada una de sus bacterias. Podrías tener una conversación con tu yogur de frutilla antes de comértelo.


O sea, ya empezamos mal.

Quien tradujo el texto (un periodista, tal vez) interpretó como "chistoso" el lado "ingenioso" de la inteligencia que denomina la palabra "smart" (vivaracho, despierto, vivo, listo, hábil, despabilado, etcétera) y de ahí extrapoló que la conversación con el yogur iba a ser un chiste.

Pero, además, la nota de The Guardian también hace de las suyas para aumentar la confusión general, ya que buscando un poco más de información sobre el tema me encontré con un artículo que dice, en una de sus partes:


Pearson believes bio-inspired computing could lead to computers that grow themselves. He foresees a computer in 2015 that will look more like a pot of yoghurt than a metal box.

"It would have a suspension of particles in it, each of which is a cluster of neurons," he says of first generation "smart yoghurt"
devices. "They will be mostly analogue and will communicate photonically with each other rather than using hard wiring."

The second generation would use self-assembling DNA to create protein clusters where the logic would be inside the cells. The cells could then be programmed to grow themselves, he says.


Resumidamente: lo que se predice es una computadora biológica construida con bacterias y se dice que esta computadora "va a parecer más un pote de yogur que una caja de metal".

O sea, la metáfora se cristalizó y se pasó de "las computadoras del futuro van a parecer yogures" a "los yogures van a ser inteligentes, te van a conversar antes de que los comas y, ¿por qué no?, te van a contar un chiste".


Lo más triste es que todo este ejemplo de charlatanería involuntaria circuló por canales "serios" y a nadie se le ocurrió ir a las fuentes originales para corroborar el sinsentido de un yogur "chistoso".


[En su descargo, tengo que decir que Ian Pearson, el futurólogo que predice esto del yogur inteligente, en su afán de ser simpático quizás la embarró un poco, al fin y al cabo fue él el que le dijo al periodista de The Guardian que el yogur podría conversar con uno antes de ser comido. Claro, lo que intentó ser un chiste fue tomado en serio por el cronista... Por suerte, nadie leyó el artículo que Pearson escribió sobre el yogur inteligente, que si no ya tendríamos titulares catástrofe del tipo "¿Matrix se hará realidad?: En el futuro seremos esclavos de las bacterias inteligentes, predice el futurólogo Ian Pearson"]