21 enero 2009

The health and happiness show V

Para variar, esta entrada no va a ser un SPAM de Pentarte, aunque está originado en uno que me han enviado estos mercaderes alternativos. La cosa es que, como el SPAM estaba todo en imágenes, quería recuperar el texto porque decía cosas como que el cáncer no mata, que los aborígenes amazónicos a fuerza de plantas y armonía natural vivían 120 años y otras delicias más. Así que me fui al sitio del spammer. No encontré ese texto — que tampoco era tan bueno para hacer "lo mío" — pero sí me encontré con un material por demás interesante para diseccionar.
Voy con sólo una de las páginas, pero sepan que hay demasiada tela para cortar y tal vez vuelva por más. Va a ser una entrada larga, así que prepárense:


¿Por qué nos enfermamos?
Una pregunta que todos nos hacemos, para los científicos, son innumerables las causas de nuestras enfermedades.


Y... sí, cualquier colectivo al cual uno no puede numerar es innumerable. Pero innumerable no es sinónimo de infinito, justamente — que un matemático me corrija si me equivoco — el infinito es numerable (por lo menos, hay infinitos numerables).
Y en cuanto a las causas de las enfermedades sí, son innumerables porque hay unas cuantas que no sabemos cuáles son y, por eso, no las podemos numerar. Pero las que sabemos cuáles son las podemos numerar porque las conocemos y las podemos poner en correspondencia con los números naturales y ¡contarlas!
De todos modos, el punto es que, implícitamente, la oración nos está diciendo que para la medicina naturista amazónica las causas de las enfermedades son numerables y que el número es pequeño.


Nos dicen que son microbios, parásitos ó virus desconocidos,


Cuando la causa de la enfermedad es desconocida. Cuando es conocida, los microbios parásitos o virus involucrados suelen ser conocidos. Al menos la mayoría tienen nombre y a algunos — los de mayor tamaño — se los puede ver en el microscopio. Bah, que a algunos, como la tenia saginata, se los puede ver a simple vista y todo. Pavada de parásito desconocido que causa la misteriosa enfermedad de la teniasis. fíjese usté.


pero la realidad, es la que hace miles de años nos dijo “Hipócrates",:“La enfermedad es la ignorancia de la naturaleza “.


Exacto. Por eso los científicos investigan en la naturaleza y descubre los microbios, parásitos o virus que causan las enfermedades. Ignorancia de la naturaleza es afirmar lo contrario, como parece estar afirmando el autor de este texto.
Y, dicho sea de paso, ¿por qué entrecomillar Hipócrates?


Y solo conociendo las leyes del universo y la naturaleza, podremos vivir sanos y armoniosos.


Mmmmm... psé... no sé en qué puede ayudarme conocer la segunda ley de la termodinámica o la de la gravitación universal para estar sano y armonioso. Al menos hasta ahora no me previnieron de ninguna enfermedad y sigo cantando tan desafinado como siempre.


Todo lo que se encuentra en esta página de naturismo, son simples consejos de vida sana y como utilizar la naturaleza para su beneficio, para recuperar su salud, para recuperar la felicidad, porque no hay bien más preciado que la salud, y para que entienda que su cuerpo tiene dos funciones fundamentales que son la nutrición y la eliminación “No hay persona sana con mala nutrición, ni persona sana con mala eliminación”.


Y... sí... no... qué sé yo... si uno come bien y caga bien seguro que se va a sentir bien, va a estar saludable y va a estar menos propenso a contraer enfermedades por culpa de microbios, parásitos o virus, conocidos o desconocidos. Pero para saber eso no hay que apelar a ninguna ancestral sabiduría amazónica. Con sentido común basta y sobra.


Usted es hijo de Dios,


No, yo soy hijo de dos seres humanos de carne y hueso, no de un ser imaginario.


es hijo del Universo


Mmmm... tampoco. Podría aceptar la metáfora porque, bua, todo lo que hay en el universo hoy es producto de aquel Big Bang — suponiendo que esta sea la teoría correcta y no la del Big Bounce, por ejemplo — pero, la verdad, prefiero seguirme pensando como hijo de dos seres humanos de carne y hueso. Al menos, es mucho más práctico a la hora de hacer regalos en el día de la madre, del padre, cumpleaños y navidades.


y como tal, usted está regido por sus leyes, leyes inmutables, leyes que no cambian; todo lo que hay en el universo y en la naturaleza, esta en nuestro cuerpo, esta en nuestro organismo,


Eeeeh... no, no todo lo que hay en el universo y en la naturaleza está en mi cuerpo y en mi organismo. Por ejemplo, el asteroide Ceres definitivamente no está en mi cuerpo, así como tampoco tengo una manada de ñúes en mi organismo.


todas las investigaciones y los vuelos espaciales que se han hecho a otros planetas, revelan que los minerales que hay, son los mismos que hay en la naturaleza y en nuestro cuerpo, esto es más que suficiente para entender que somos un micro-universo


No, no es más que suficiente. Más bien, es un conocimiento bastante pobre a la hora de curarse. Sí, es cierto, todo el universo está hecho con los mismos materiales — átomos, moléculas, quarks, lo que quieran — pero eso no alcanza para estar sano. Vamos a escala más pequeña, yo sé con certeza absoluta que tengo los mismos órganos que cualquier ser humano y entiendo que todos los humanos somos la misma especie y sin embargo eso no me evita que tenga cólicos renales o me agarre una gripe.
Dicho sea de paso, el conocimiento de que toda la materia del universo está compuesta por átomos y que las leyes de la física se mantienen más o menos inmutables no nos viene de la sabiduría ancestral amazónica o de un lamaserío tibetano o de un santón samoyedo sino de los científicos que, al parecer, son unos charlatanes de feria porque aún no han podido numerar las causas de las enfermedades o todavía no identificaron a todos los microbios, parásitos o virus que pueden enfermarnos. No hay que confundir la noción, un tanto romántica, de que las culturas no occidentales no trazaban un límite tan marcado entre humanidad y naturaleza con que, a nivel molecular, estamos hechos con los mismos ladrillos que cualquier ser viviente o inanimado.
No es lo mismo, por más que llores y patalees, identificarse con un animal totémico que saber que aparentemente todo en el universo funciona igual y con la misma economía de unidades de construcción.
No es lo mismo.
Lo siento.
No es lo mismo.


y que para vivir sano y feliz, hay que vivir en concordancia con las leyes de Dios (Universo ) y con las leyes de la naturaleza.


No, no, no y no.
Dios no es el universo. Dios no existe, el universo sí (o al menos, eso espero, si no, estamos fritos).
Las leyes del universo no son las leyes de Dios. Casi te diría que es todo lo contrario. Al menos, al Dios de la Biblia no parecen gustarle mucho las leyes del universo y al Dios del cristianismo tampoco parece que le hagan mucha gracia. No conozco suficientemente al Dios de las otras dos grandes religiones monoteístas pero, aparentemente, comparte el mismo desagrado. De las religiones politeístas no digo nada porque el autor de este texto menciona a Dios en singular, pero tampoco son muy amantes de las leyes del universo. Es como que la idea de un ser inmaterial y todopoderoso que actúa en forma mágica, misteriosa y milagrosa no se lleva muy bien con la idea de respetar las leyes universales de la física.
Y por más que yo me esfuerzo por mantenerme en concordancia con las leyes del universo y de la naturaleza — por ejemplo, jamás violé la ley de la gravedad, aunque obedecerla implicara darme un golpazo — no siempre tengo garantizada una vida sana y feliz. Qué sé yo, es una ley de la naturaleza que un león se coma a un primate como yo y si llego a concordar con ella no voy a estar ni sano ni feliz.


La única ley es la “Armonía “.


De muchas — innumerables, je je — leyes pasamos a una sola, que es la "Conveniente proporción y correspondencia de unas cosas con otras" — digo, porque por el contexto deduzco que no está hablando de la "Unión y combinación de sonidos simultáneos y diferentes, pero acordes" ni de la "Bien concertada y grata variedad de sonidos, medidas y pausas que resulta en la prosa o en el verso por la feliz combinación de las sílabas, voces y cláusulas empleadas en él" ni de la "Amistad y buena correspondencia" ni del "Arte de formar y enlazar los acordes"—.
Sea la acepción que sea, ¿por qué la armonía es la única ley?
A ver si me lo explica.


Si en el Universo no existiera la armonía los planetas estarían vagando por el espacio


No, no, no es por la armonía que los planetas se mantienen en sus órbitas. Es porque la fuerza que ejerce un objeto dado con masa m1 sobre otro con masa m2 resulta directamente proporcional al producto de las masas, e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que los separa.
Bah, podemos conceder que existe una conveniente proporción y correspondencia de las masas y las distancias de los planetas, porque si los planetas y el sol no fueran lo que son ni estuvieran donde están no serían ni lo que son ni estarían donde están, pero, no sé, es más bien por una perogrullada que por una cuestión de armonía y, si se quiere, se está viendo el efecto y no la causa.
Pero, claro, confundir efectos con causas es lo que el 99% de las pseudociencias hacen en el momento de hacer sus afirmaciones.


y se estarían chocando entre ellos


¡A coger que se chocan los planetas!


y, ya no habría ningún planeta, ningún sistema en pie, todo sería un caos y no habría las condiciones necesarias para la vida.


Y... no. Si yo fuera dos metros más alto, tuviera pelaje púrpura, cuernos y una cola con púas no sería quien soy sino alguien diferente.
O sea, ¿cuál es el punto de esta versión pedorra del principio antrópico?
Además, no nos olvidemos, la armonía es un concepto humano, no una realidad objetiva, y la preferencia por las cosas armónicas y equilibradas, si bien no es exclusiva, es algo bastante occidental y moderno. O sea, tal vez me equivoque, pero hasta donde recuerdo en el arte japonés — o en cierta escuela de arte japonesa, para no ser tan categóricos — justamente lo que se trata de evitar es la armonía, porque es "fea". Y, hasta donde yo recuerdo, jamás en los textos sagrados o esotéricos orientales se menciona la armonía. Tal vez me equivoco, insisto, pero no recuerdo ni a Buda, ni a Lao Tse, ni a Krishna, ni a Chang Tzu ni a Confucio ni a ningún otro hablar de la armonía como un estado a buscar. Sí tal vez de encontrar el justo medio o de alcanzar un estado de negación del yo, pero ninguna de esas cosas son armónicas.


Lo mismo ocurre con la naturaleza, cuando hay armonía todo es bello.


Nuevamente, no. La belleza es un concepto cultural. Lo que es bello para un occidental tal vez no lo es para un oriental y lo de ambos no lo es para un nativo del Amazonas. Y viceversa.
Uno relaciona armonía y belleza porque, para la cultura occidental moderna, lo bello y lo armónico van de la mano.
Además de que, en la naturaleza, la armonía brilla por su ausencia en casi todas sus acepciones. Podemos decir que justamente es el caos y la desproporción lo que ha movilizado a la evolución, en una naturaleza armónica habría siempre el número exacto de presas para los predadores o, mejor, no habrían ni presas ni predadores porque el alimento vendría de "otra parte", el clima sería estable y adecuado, no habrían terremotos, inundaciones y otras catástrofes, no caerían meteoritos del espacio causando extinciones masivas ni nada de todo lo que hizo que algunos organismos mutaran para evolucionar o sobrevivir. Una naturaleza armónica nunca habría salido más allá del estado unicelular, bah.


Pero el hombre en su libre albedrío que tiene para discernir y para hacer lo que más le viene en gana, esta atacando a la naturaleza y las consecuencias son “IMPREDECIBLES”.


Dice, para luego predecir que:


Los maremotos, inundaciones, las sequías, etc. No son ni el 1 % de lo que vendrá. Si no hacemos algo para detener toda esta agresión a la CREACIÓN DIVINA.


Ajá. Que la actividad humanidad moderna está causando un impacto severo a la naturaleza nadie lo pone en duda. Que si no hacemos algo las cosas se pueden poner jodidas, tampoco — aunque podemos discutir para quién van a ser jodidas, porque la naturaleza es más fuerte que lo que unos monos dementes le pueden hacer y cuando terminemos autoextinguiéndonos se va a recuperar; tal vez le lleve mucho tiempo, tal vez en el camino se hayan quedado una gran cantidad de especies, pero ya pasó como cinco o seis veces algo parecido y acá estamos, ¿no?—.
Pero de ahí a andar cargando la culpa de los maremotos, inundaciones, las sequías, etc. a la actividad humana, bue, hay un salto dialéctico bastante riesgoso.
Y me gustaría saber cuál es el 99% restante de lo que se vendrá si seguimos agrediendo a la CREACIÓN DIVINA, sea lo que sea esta cosa.


Lo mismo ocurre con el hombre,


Y con la mujer, no seas machista.


que todos los días y a toda hora, esta siendo atacado con tóxicos, con alimentos malsanos, con aire impuro etc.


No quisiera ser ese hombre. Alguien se la tiene jurada, no cabe duda.


Y las consecuencias también son “IMPREDECIBLES” .


Mmmmm... no sé, a mí me parece bastante obvio que ese hombre va a terminar muriéndose.
Qué sé yo, impredecible sería que luego de ser atacado con tóxicos, con alimentos malsanos, con aire impuro etc. se vuelva inmortal, superpoderoso y eternamente joven. Y gigantesco y con pelaje púrpura, cuernos y púas en la cola.


Por lo tanto, si no volvemos a la naturaleza no podremos vivir sanos,


No, por supuesto, tenemos que volver a ser cazadores recolectores vagando por la sabana africana. Otra cosa es totalmente antinatural.


ni estar en ese estado que DIOS quiere para nosotros, que es la FELICIDAD.


Me pregunto que Dios es el que quiere que seamos felices. No es el de la Biblia ni el de los curas, de eso estoy seguro.


“NO HAY SALUD SIN FELICIDAD Y NO HAY FELICIDAD SIN SALUD”.


Gran sabiduría. Parece La Esfinge de los Mistery Men.
A ver si me sale a mí:
"No hay dinero sin éxito y no hay éxito sin dinero".
"El dinero no hace la felicidad y la felicidad no hace el dinero"
"No hay pedo sin olor y no hay olor sin pedo"
Mmmm, no, creo que no soy tan sabio como pensé.


Por eso, la única palabra mágica es la “ARMONÍA”.


Por eso, acá la única palabra mágica es "mágica". O "magia". No "ciencia". No "medicina". No "razón". "Magia".


El hombre es un animal de sangre caliente, tiene 37º grados, en su piel y, 37º grados, en sus entrañas, esto es ARMONÍA y SALUD.


No, esto es la temperatura promedio de un ser humano. Y se mantiene así porque la característica principal de los animales homeotermos es la termorregulación.
Y, recalco, esa es la temperatura promedio para los seres humanos en general. En particular es otro caso. Yo, por ejemplo, soy una persona de baja temperatura y normalmente ando alrededor de los 36°.


Cuando una de estas temperaturas se altera viene el desequilibrio, viene el caos y el caos trae como consecuencia desastres y nuestro desastre es la enfermedad y posteriormente la muerte.


Eh, eh, calma, que es sólo fiebre y la fiebre es un mecanismo natural de nuestro sistema inmunológico. Obviamente, si la fiebre es elevada la cosa se pone fiera, pero, bueno, generalmente la fiebre es "buena" porque indica que el cuerpo se defiende naturalmente.


Meses antes de morir Einstein, ese eminente científico del siglo pasado, le salieron en todo su cuerpo llagas purulentas, con olor muy desagradable y era visitado, además de su Doctor, por su único y mejor amigo “Gobels” quien era el único que soportaba el olor nauseabundo que despedía su cuerpo, ningún familiar cercano, ni ninguno de sus miles de seguidores quería estar a su lado.


¿Alguien sabe sobre la veracidad de esta afirmación? Yo no encuentro ningún dato sobre los últimos días de Einstein excepto que murió de un aneurisma cardíaco luego de una larga enfermedad, ni encuentro referencia al tal Gobels — ¿por qué entrecomillarlo? —.


Una de las últimas palabras de Einstein, fueron para su amigo. Le dijo Golbels, “tenías razón, la única forma de morirse es por putrefacción”. Y-es verdad, porque todos los días el hombre, se va pudriendo de a poco y de a poco se va muriendo.


¿Y esto prueba qué?
¿Qué prueba que un hombre con llagas nauseabundas diga que se va a morir de esa putrefacción?
¿Que todo el mundo se muere de lo mismo?
¡Vamos! ¡Un poco de seriedad!


Todo lo contrario de lo que ocurre con los hombres y mujeres de la selva amazónica, que son enterrados después de 21 días de ceremonias religiosas, donde danzan alegremente toda la tribu en señal de admiración, por creer que ese hombre o mujer, seguirá viviendo en otro mundo más avanzado, .Por ese motivo lo entierran con alimentos, ropas, y todo lo necesario para la otra vida.


¡Ah! ¡El mito del buen salvaje!
Pero, ¿todo lo contrario de qué?
¿Es un ritual tradicional todo lo contrario de que Einstein supuestamente tenía unas llagas purulentas antes de morir y por eso le dijo algo a un amigo?
No entiendo.


Pero lo más llamativo es que en esos 21 días de ceremonia o velación no hay olor a putrefacción.


Lo más llamativo es que esta ausencia milagrosa de olor a podrido no se mencione en ninguno de los sitios mantenidos por la etnia shipiba — que son los nativos amazónicos a los que se refiere el autor de este texto —, creo que algo así sería digno de mandar al frente, en lugar de andar promoviendo sus artesanías y sus rituales con ayahuasca.
Tampoco pude encontrar ninguna mención de este ritual funerario de 21 días. Ni los shipibos ni los antropólogos los consideran dignos de mención.
¡Llamativo!


Lo mismo ocurre con los monjes Tibetanos, quienes durante toda su vida, viven en total armonía con el universo y con la naturaleza.


¡Free Tibet! ¡Tíbet Gratis!
Dado que la putrefacción cadavérica se retarda con el frío y en el Tíbet hace mucho frío no me resulta ni llamativo ni producto de vivir en total armonía con el universo y con la naturaleza que los lamas no apesten al morir.


Si no, cómo se explica que en la India se hayan encontrado restos humanos con más de 50 años de sepultados, que estén intactos, como si estuvieran dormidos.


Ah, pero hay una explicación. No me la sé porque no soy médico forense, pero tiene que ver con la ausencia de aire en el ataúd que impide que las bacterias naturales que uno tiene — la flora intestinal, si no me equivoco — empiecen a hacer de las suyas y el cadáver se momifica. Es una especie de fenómeno "tupper" lo que ocurre. No es tan maravilloso ni tan poco frecuente, si mal no recuerdo, cuando tuvieron que sacar a mi abuelo materno para pasarlo de una tumba a un nicho tampoco se había descompuesto. Y no creo que fumar compulsivamente hasta morir por un cáncer de pulmón caiga en la categoría de "vivir en total armonía con el universo y con la naturaleza".
Dicho sea de paso, ¿los hindúes entierran a sus muertos? Yo convencido que o los cremaban o los tiraban al Gánges. Podría googlear pero ya me estoy cansando.


Cuando un hombre que ha trabajado por más de 20 años en una carnicería, cuando muere, es imposible soportar el olor a putrefacción que sale de su cajón, aún estando cerrado herméticamente y habiendo sido inyectado con formol. Y esto se debe a que además de consumir mucha carne de res, por sus poros ingresó todos los días los tóxicos y venenos, de ese cadáver en putrefacción llamado res.


Es cierto, en el último capítulo de CSI Grissom identifica la profesión de un NN por el aroma putrefacto de su cadáver. Y en todos los manuales forenses está la famosa tabla de grados de putrefacción, con los carniceros en el puesto más alto y los verduleros en el más bajo.


Con esto te quiero hacer entender que tu salud depende única y exclusivamente de tu alimentación, ya lo dijo “Cervantes” en su inmortal libro “El Hidalgo Don Quijote de la Mancha” “El estómago es la oficina donde se fragua la salud y la vida”.


¿Por qué entrecomillar "Cervantes"?
¿Y era necesario hacer un argumento ad verecundiam con una cita casi de refranero popular? Mangia qui te fa benne, como decía la nonna.


Los animales carnívoros tienen 3 metros de intestinos, con lo cual hacen muy fácil la digestión, pero el hombre tiene 12 metros de intestinos, entre grueso y delgado, esto quiere decir que su organismo está preparado para alimentarse de frutas, verduras, raíces, legumbres, semillas y todo lo que le brinda la naturaleza,


Ah, la falacia del vegetariano. El ser humano tiene todo su sistema digestivo adaptado para una dieta omnívora. No es carnívoro. No es herbívoro. Es omnívoro.
Y, justamente, se alimenta con todo lo que le brinda la naturaleza — o acaso la carne no es un producto natural —. El problema, sí, es que en esta sociedad de abundancia en la que vivimos el acceso a la carne se ha vuelto muy sencillo y comemos más de la que deberíamos. Es un tema de proporción.


si no repasemos la Biblia, cuando Dios creo al hombre y a la mujer, es decir a Adán y Eva, les dijo claramente en el paraíso, comed de todos los frutos, menos de ese, no le dijo comete los animales.


Ah, buen argumento recurrir a lo que un personaje de ficción les dice a otros dos personajes de ficción en un mito de la creación — o dos, porque en la biblia hay dos versiones del mismo mito —. Especialmente cuando el primer personaje de ficción se la pasa en el resto de la biblia diciendo cuáles animales se deben comer y cuáles no, la manera correcta de hacerle sacrificios y cosas así.

Y ahora el tipo empieza a contar su historia personal y por qué se volvió vocero del naturismo amazónico. No voy a transcribirlo completo, ya me aburrí y creo que ustedes también — si quieren leer la historia vayan acá— . Cuenta que de chiquito se enfermó gravemente, que los médicos le recetaban vitaminas y que comiera hígado pero nada, estaba deshauciado, etc. Su padre tuvo que ir a trabajar al Amazonas y llevó a toda la familia, un chamán llamado Yanacona le dio unos remedios preparados con plantas del lugar y se curó.
Bien por él, lo felicito. Obviamente que en la selva amazónica hay plantas con principios curativos muy buenos y seguramente la industria farmacéutica las está investigando o debería estar investigándolas — y es el deber de quienes promueven esta medicina natural hacer campaña la industria farmacéutica las investigue y las incorpore a la medicina "oficial", no quedarse en la pose cómoda de "somos alternativos y estamos en armonía con lo natural" —.

En fin, ya me cansé. En otro momento la sigo.