17 diciembre 2007

¿Qué es este blog?

Un mensaje que recibí de un lector calificaba a este blog de anti-religión. Lo hacía en forma elogiosa, eso sí, pero me quedé pensando si este blog es, realmente, anti-religión.
Creo que no, por lo menos yo creo que no estoy en contra de la religión. Tampoco a favor, claro. Yo creo (y sé, que el saber es más fuerte que la creencia) que las religiones son invenciones culturales fascinantes que han producido muchísimos relatos interesantes y han sido de gran ayuda para el progreso de la humanidad. Pero también el feudalismo y la monarquía me parecen interesantes y que han sido de enorme ayuda para el progreso de la humanidad pero no por eso voy a estar de acuerdo con la aplicación de esas formas de organización social en la actualidad.
Pero, ¿anti-qué es este blog? Yo creo que es anti-imbecilidad, anti-mentira, anti-charlatanería, anti-cosas-por-el-estilo. Que la mayoría de las cosas de las que soy anti vienen del lado de la religión, las supersticiones y las modas new age no es mi culpa. Quien lee todo este blog verá que también doy palos a los medios de comunicación, a la publicidad y a los políticos, pero entre que la mayoría de las cosas que hacen en estos rubros son demasiado locales y no son tan susceptibles de tomarlas a la chacota, mis palos son más escasos. Y también me encantaría señalar las imposturas intelectuales de la ciencia (que las hay), pero mi ignorancia hace que muchas de esas se me escapen.

Como sea, no estoy del todo seguro de que este blog sea anti-algo, lo de anti suena muy fanático. Lo mío no es fanatismo, aunque no por eso deja de tener un componente irracional, o primitivo, o inconsciente.
Léase: no puedo evitar ser el nene que grita que el emperador está desnudo. Y que se ríe del chizito del monarca.

Creo que la cosa pasa por allí.
Me causa gracia, irritación y sorpresa (¿por qué no?) lo fácil que la gente es engañada con mentiras torpes y transparentes.
Y, como uno no es inmune al engaño, señala con más insistencia al emperador en pelotas.

O algo por el estilo.