28 agosto 2006

Algo de Caparrós

Dejo por esta vez el tema de la comida y el naturismo para copipegar algo que Martín Caparrós dice en el reportaje que le hacen en Radar Libros con motivo de su nuevo libro El Interior. Y lo pongo porque creo que dice algo similar a lo que quise expresar cuando escribí Le atino a América:


en el libro cuestiono la visión pretendidamente historicista que supone que porque los aborígenes estaban antes en un lugar determinado tienen más derechos. Cuando en realidad son pueblos que, como todos, en algún momento desplazaron por la fuerza a otros pueblos que estaban allí antes de que ellos llegaran. No obstante, me parece bien que a los wichis les den tierras, por supuesto. Pero ¿por qué no se les dan también a los pobres de La Matanza? ¿Qué tienen los wichis que no tengan los pobres de La Matanza? Algo que me llama mucho la atención es cómo los progres les piden a los indios que no progresen, que mantengan los usos y costumbres de sus bisabuelos y se perpetúen como estampas de buenos salvajes. En una circunstancia, a raíz de esto, le pregunté a una persona que no es aborigen y que vive en un pueblito del Chaco: ¿acaso vos te ponés polainas y galera y vas en sulky a la iglesia con tu mujer vestida con corsé y miriñaque? ¿Por qué ellos tienen que hacer, entonces, lo mismo que sus bisabuelos? Y estas son cosas sobre las que no se puede hablar porque es incorrecto. Mientras, los mapuches consiguen del Estado y de las ONG lo que los pobres de La Matanza no consiguen ni soñando.?


El reportaje entero está aquí

26 agosto 2006

The health and happiness show (parte II)

Bueno, para continuar con esta serie, aquí va un artículo que repite todas las falacias con las que los vegetarianos tratan de justificar su dieta aberrante, mechado con mis comentarios:

La Carne : Una Cuestion de Vida o Muerte
Hechos que no suelen escucharse respecto a la carne, comida anhelada para muchos.
(Por Antokondai Navarro y Altultau Carmona)
"! Estás loco!...¿Si no comes carne, entonces qué comes?". Esta es la pregunta más frecuente que hacen las personas a los vegetarianos.

Porque los vegetarianos no son personas, nótese que los mismísimos autores lo reconocen.
Pero, fuera de broma, nunca se me ocurriría preguntarle qué come a alguien que me dice que es vegetariano, si ya me lo dijo: come vegetales. Por qué come vegetales y se hace daño a su organismo es una pregunta que le haría, pero sólo si antes me agredió con sus críticas a mi alimentación omnívora. Pero incluso así tampoco. Para qué pelearse con alguien que está cegado en su fanatismo y no va a entender ni jota de lo que digo (por eso, este artículo está dirigido a los omnívoros como yo).


Sea por costumbre, por ignorancia de sus efectos adversos o simplemente por gusto, la carne, en cualquiera de sus formas (res, pollo, cerdo, pescado) sigue siendo el negocio más seguro y rentable, en tanto que es el componente infaltable de la mesa familiar.


O sea por costumbre, por ignorancia de sus efectos adversos o simplemente por gusto hay gente que come exclusivamente vegetales y hay gente que hace un rentable negocio vendiendo falacias naturistas. En cuanto a que la carne es el componente infaltable de la mesa familia, que vayan a decirle eso a los pobres que tienen que ser vegetarianos por necesidad y no por decisión propia.

El primer y más popular mito es que "sin carne no se puede vivir".


Es verdad, se puede vivir sin comer carne. Pero también se puede vivir sin un riñón, sin un pulmón, sin los ojos, sin piernas, sin orejas, sin manos, sin (¿sigo?), y sin embargo lo más recomendable y saludable es tratar de mantener todas las piezas originales desde el principio al fin de nuestras vidas.
Como dice Marvin Harris en "Bueno para comer": "aunque la vida puede sustentarse en alimentos vegetales, el acceso a los de origen animal asegura la salud y el bienestar mucho más allá de la mera supervivencia"


Sin embargo, lo cierto es que es precisamente la carne la responsable de gran parte de las enfermedades y muertes en el mundo.


¿Cómo? ¿No eran los médicos la responsable de gran parte de las enfermedades y muertes en el mundo?
Hablando en serio, si bien es cierto que el exceso de carne puede producir diversas enfermedades e incluso la muerte, también es cierto que el exceso de agua puede producir la muerte y, sin embargo, nadie anda hablando mal del líquido elemento (bah, conociendo a los charlatanes, seguro que hay alguno por ahí que sí prohibe el consumo de agua).


De acuerdo al Centro de Control de Enfermedades, en Estados Unidos la mayor causa de muerte (30.3 por ciento) se produce por problemas cardíacos ocasionados por el endurecimiento de las arterias debido básicamente a las grasas saturadas que contienen las carnes y productos animales.


Lo dicho. El exceso de lo que sea es nocivo.
Aparte, ese estudio habla del consumo de carne en EE.UU., gente que no sólo no sabe comer (je je) sino que tiene hábitos alimentarios muy particulares que no se aplican en otras partes del mundo. La ingesta de huevos "recomendable" para un enfermo de colesterol según las recomendaciones norteamericanas es de dos por día, cantidad absurdamente alta para, por ejemplo, la Argentina (nadie come tanto huevo)


El gran justificativo para el consumo de carnes es la necesidad humana de proteínas y hierro, elementos encontrados en la carne. Sin embargo, cualquier tabla de alimentos deja en claro las ventajas nutricionales del consumo de granos (lentejas, frijoles, garbanzo, soya) en comparación al de las carnes.


Mentira. Los alimentos de origen animal son proteínas en un 14 a 40 % de su peso mientras que en los vegetales cocidos el contenido proteínico va de 2,5 al 10 % de su peso. Sólo la soja, las nueces y los maníes (cacahuates) tienen tantas proteínas como los alimentos animales y, aún así, (excepto la soja) la calidad de estas proteínas es significativamente inferior a la de los animales.
La proporción de los aminoácidos esenciales presentes en los vegetales y el organismo humano son muy diferentes y eso hace que su utilidad para la formación de proteínas se agote más rápidamente, ya que los aminoácidos esenciales que menos abundan en las plantas son los que más necesita el organismo humano.
Obviamente, si los alimentos vegetales se combinan de cierta forma (por ejemplo, comer simultáneamente cereales y legumbres) su proporción de aminoácidos esenciales aumenta, pero aún así no es comparable a la que se puede obtener por medio de alimentos de origen animal.
O sea, para obtener la misma cantidad de proteínas uno tiene que consumir cantidades mucho mayores de alimento vegetal que de alimento animal.


Por ejemplo, una libra de garbanzo aporta la cantidad de hierro de 3 libras de carne de res.


Bullshit.
Y aunque sea cierto, no aporta otras proteínas que el ser humano necesita.


Sin embargo, la diferenciaestá en el estado de putrefacción en que ya se halla la carne cuando se la consume. Una vez que las células de cualquier cuerpo dejan de recibir oxígeno y mueren, se activa sustancias (calaberina, putrefactina, creatina y creatinina) encargadas de acelerar la descomposición del cadáver. Este proceso no se puede parar ni siquiera congelando la carne a altas temperaturas y su consumo –semanas, meses o años después que el animal ha muerto– produce intoxicación sanguínea y envejecimiento celular, causantes ambos de un sin número de enfermedades.


Mentira, mentira, mentira.
Me gustaría saber qué son la "calaberina" y la "putrefactina" (probablemente los delirantes que escribieron el artículo se refieren a la cadaverina y putrescina, dos sustancias reales que sí se originan en la descomposición de todo cuerpo animal). La creatina y la creatinina son dos sustancias orgánicas naturales que genera el cuerpo y que sirven para darle energía a los músculos.
Por otro lado, ¿los vegetales no se pudren?


Por otro lado, el uso –y abuso– de la Ingeniería Genética en los últimos 20 años, ha generado la manipulación genética de los espermas y óvulos de los animales a fin de adquirir sementales con mayor peso y fertilidad y favorecer, así, una mayor producción.

Esteee... ¿Y los vegetales transgénicos?
Mi ignorancia sobre el tema me impide saber si esto es cierto o no, pero me parece que es mentira, o una tergiversación. Y, aparte, lo que describen es lo que ha venido haciendo la Humanidad no desde hace 20 años sino desde hace 6000 años o más, la manipulación genética de los animales para obtener mejores crías. Eso se llama ganadería. Y agricultura es la manipulación genética de los vegetales, gracias a la cual los imbéciles... digo, los vegetarianos pueden disfrutar del maiz (una planta que, en estado salvaje, da unos choclitos de morondanga).

Con el objetivo de acelerar artificialmente el crecimiento animal y intentar su conservación después de muerto, el 99 por ciento de la producción de carnes utiliza antibióticos y hormonas (tetraciclina, penicilina, sulfamida, nitrofuranos, clem-buterol, BST, etc.), inyectadas en los animales desde las primeras horas de su nacimiento hasta poco antes de su comercialización.

Mmmm, puede ser, no sé. Suena conspiranoico o a "un cuñado de un primo de una tía de una compañera de trabajo del hermano de la chica de la otra cuadra conoce a un tipo que tiene un amigo que trabaja en un criadero de pollos y le contó que las cosas que le ponen a los bichos son de no creer, vea".Pero la pregunta acá es si está mal que le coloquen antibióticos y hormonas a la carne o no. Digo, ¿es tan mala la penicilina?

Esta aceleración del crecimiento queda registrada en los genes del animal y se transfiere al hombre, a través del consumo, generando la propia alteración hormonal humana.


Mentiras. Y, de todos modos, lo mismo se puede decir de los vegetales transgénicos (de hecho, otros naturistas lo dicen), así que el problema no es la carne sino el modo de producción industrial de los alimentos, cualquiera sea su origen.
Si esto fuera cierto revolucionaría la biología. Y si esto fuera cierto entonces uno heredaría las características de lo que come (en el caso de los vegetarianos es cierto, gracias a su dieta se convierten en unos nabos, unos perejiles y unos zanahorias que se meten en cada berenjenal tratando de justificar lo injustificable).


Aunque para muchos el consumo de carne es propio de la naturaleza humana, lo cierto es que ni fisiológicamente estamos diseñados para procesar las carnes. Una primera prueba son los dientes que tenemos, aplanados como los de los animales herbívoros y diferentes de los punteaguados caninos de los animales carnívoros, útiles para desgarrar la carne.
De igual modo, el sistema digestivo de estos últimos mide de 3 a 6 metros. Es decir que es tres veces más corto que el humano (9 a 11 metros), lo cual permite que las toxinas de la carne en estado de putrefacción se an eliminadas rápidamente, sin contaminar la sangre del animal carnívoro (cosa que si sucede en los humanos).

Graaaaaaaaaaaaaaaaaaaan mentira. Somos, como el resto de los primates, animales omnívoros. Todos los primates no sólo comen carne sino que la prefieren.
De hecho, una de las razones de nuestra evolución es que venimos de simios que se adaptaron a la caza (en vez de ser carroñeros/cazadores ocasionales como nuestros parientes). Recomiendo leer "Nuestra especie" de Marvin Harris o "El mono desnudo" de Desmond Morris.


Debido a los cientos de investigaciones científicas que han demostrado la relación de las carnes con enfermedades como el cáncer, arteriosclerosis y problemas cardíacos y cerebrales, miles de médicos y nutricionistas en el mundo insisten al cambio de hábitos alimenticios, eliminando o, por lo menos, reduciendo al máximo el consumo de carnes.


Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa.
Como somos omnívoros, necesitamos comer ambos tipos de alimentos, y, como en condiciones naturales y pre-modernas, la carne es difícil de conseguir, esta tiene que estar en proporciones menores que los vegetales. Eso es una alimentación sana, el resto es bullshit.


Sin embargo, mas allá de los problemas al nivel físico en cuanto al consumidor, están también las afecciones al nivel psíquico. Un paseo por los mataderos puede dar una idea del grado de miedo, dolor y violencia que experimentan los animales antes de morir. Estos sentimientos luego de pasar a la sangre y generar el incremento en la adrenalina, se registran en los tejidos del animal.


La gran falacia. Podemos sentir más empatía por un animal que un vegetal porque los primeros se parecen más a nosotros y podemos interpretar mejor su sufrimiento. Pero, la verdad es que no sólo no sabemos si los animales sufren cuando los matamos sino que tampoco sabemos si los vegetales sufren cuando los cosechamos


El consumo de esta carne, sumado a los procesos como los de inyección de hormonas y el largo tiempo de congelación, explicará en gran medida los comunes problemas de inestabilidad emocional que se reflejan a través de la depresión y la agresividad.


Vuelvo a lo mismo. Todos los vegetales que están en los supermercados tienen hormonas, pesticidas y han sido congelados. El problema es el modo industrial de producción, no el origen del alimento.
Y me gustaría conocer el malabarismo dialéctico con el que unen los conservantes con la depresión y la agresividad en una relación de causa y efecto. En serio. En serio. En serio. Debe de ser para descacharrarse de la risa.


Situación contraria ocurre con las frutas, verduras y legumbres frescas, cuyo consumo se ha asociado con personas más equilibradas y menos violentas.


Claaaaaaaro, sí, cómo no. Hitler era vegetariano.
(bah, en realidad no lo sé con certeza, posiblemente sí lo era. De cualquier manera, es un buen argumento para taparle la boca a los vegetarianos que asocian dieta con caracter aunque no sea 100% cierto. Al fin y al cabo, si ellos mienten como cochinos uno puede meter un dato que puede o no puede ser del todo verdad)


Lo cierto es que el argumento de los autores de este escrito es "los que hacen lo que condenamos son gente mala, violenta, loca y fanática de Luis Miguel, mientras que los que hacen lo que decimos son gente de lo más lindo, vea", cuando, en realidad, hay vegetarianos que son pacíficos y otros que son violentos, al igual que hay omnívoros pacíficos y violentos. El tema de lo pacífico y lo violento pasa por otro lado.


Incluso, al nivel religioso, diversos libros sagrados han condenado el consumo de carnes. Entre ellos la misma Biblia hebrea que reza: "Mejor es la comida de legumbres donde hay Amor, que de buey engordado donde hay odio"(Proverbios 15: 17)


Mentira. Salvo casos aislados de santos, eremitas y otros delirantes, ninguna religión condena el consumo de carnes. Los hindúes y budistas comen carne (no de vaca [e, incluso, esto es verdad absoluta sólo en la casta sacerdotal], pero sí de aves, pescados, cordero, cerdo y demás), además de muchos alimentos de origen animal (leche, huevos, etc.)
Y lo que el proverbio dice es otra cosa. Dice "Es mejor una comida poco alimentica y económica pero hecha con amor que una muy alimenticia y lujosa hecha con odio".
O sea, lo mismo que decía la nonna al traer la pasta asciutta.


Esto último tiene relación con la misma vitalidad física y energética de los vegetales al momento de introducirlos en la sangre,


Mal los veo si introducen vegetales en la sangre.


a diferencia de las células muertas provenientes de las carnes responsables de alterar el electromagnetismo natural del cuerpo.


Ah, claro, como si las células de los vegetales cosechados estuvieran vivas. Y si las células de la carne están muertas no pueden ser responsables de nada porque ¡están muertas!
Aparte, ¿tiene electromagnetismo el cuerpo? ¿Y por qué los vegetales no lo alteran? ¿Porque son más verdosos?


Las presiones que ejerce la millonaria industria cárnica sobre la sociedad a través de la publicidad no son, sin embargo, los mayores obstáculos para vivir mejor. Son mas bien las costumbres y los arraigados hábitos los que hacen que algunos prefieran incluso "morir" antes que abandonar su ingrediente favorito.


Creo que he visto más publicidades fomentando el vegetarianismo que el consumo de carne, pero, bue, hace tanto que no veo canales de aire que ya no sé qué hay en la tanda.
Y lo mismo vale para el vegetarianismo: muchos prefieren morir antes de abandonar una dieta errónea basada en mentiras.


En otras partes del mundo, sin embargo, el vegetarianismo no requiere tanto sacrificio. En la India, por ejemplo, país que representa la quinta parte de la población mundial, la mayoría de los habitantes son vegetarianos.


Ya lo dije. Mentira. Los hindúes no son vegetarianos, son pobres.


Sea por motivos religiosos, ecológicos o de salud, lo cierto es que esta antigua opción alimenticia cobra cada día mayores seguidores a nivel mundial, al punto de que va dejando de ser una "cosa de locos" y comienza a ser una cuestión de vida o muerte.


Me gusta eso de que "esta antigua opción alimenticia cobra cada día mayores seguidores". Sí, cada día cobra las vidas de más seguidores.


(Los Maestros Antokondai Navarro y Altultao Carmona son médico y nutricionista, respectivamente, provenientes del Monasterio Vegetal Sakroakuarios, en Colombia).


Sí, el Monasterio Vegetal Sakroakuarios, donde están el abad Nabo, el padre Puerro, el hermano Zanahoria y sor Hongo.
(y antes de que alguien se me quiera hacer el vivo, sí, en este monasterio son más papistas que el Papa)


Ahora, yo me pregunto, si estos dos transfugas son médico y nutricionista, repectivamente, ¿cómo pueden no saber que la creatina y la creatinina son sustancias que produce nuestro cuerpo? ¿Y cómo pueden hablar de "calaberina" y "putrefactina"?


¡Por favor!


Si quieren leer la versión original (hay gustos pa' todo, vea) pueden hacerlo aquí

20 agosto 2006

The health and happiness show (parte I)

Bueno, vamos a ver si reactivo un poco las cosas y empiezo con una serie de artículos críticos sobre naturismo, vegetarianismo y otras falacias.

Comienzo con algo light (risas de la claque): la Entrevista de una Zanahoria a un Pienso, una obra anónima (al parecer le dio vergüenza hacerse cargo) de humor involuntario pero cargada de zonceras dignas de criticar en serio (lo en serio que yo puedo hacer algo, claro está).

Si quieren leerla entero vayan aquí, que yo los espero. En serio.

Mientras regresan los lectores que se fueron a leer el artículo completo, a los que quedaron les hago un resumen: Es un dialoguito entre una zanahoria y un pienso (es decir, un alimento balanceado para mascotas), en el que la zanahoria hace como que le está haciendo una entrevista de trabajo al pienso y éste le cuenta sobre su proceso industrial de elaboración. Pero, si no les gusta cómo yo lo digo, vean la descripción dentro de uno de los tags de la página:

"¿Qué pasaría si una zanahoria se encontrará con un pienso procesado? La zanahoria, en esta entrevista, se siente totalmente confundida ya que no entiende como no se estropea el pienso para animales si dice que es natural."



Y todo está en ese tono tontuelo pero con pretenciones de profundo de todas esas zonceras que la gente reenvía y reenvía por email (afortunadamente, este dialoguito no está en Powerpoint, horríblemente diseñado y con musiquita cursi de fondo, pero bien podría estarlo).
¿No me creen? Vean un pequeño ejemplo:

Zanahoria: ¿Le importaría responder a mi pregunta, por favor? Todos mis amigos empezarían a deteriorarse y pudrirse en unas horas. ¿Cómo es que usted se mantiene tan... sin moho?.
Pienso: La gente que me fabrica lleva batas blancas. Estoy convencido que saben lo que hacen. Además, el departamento de investigación ha trabajado en esto muy de cerca con el departamento de marketing. ¿Quién la fabricó a usted?
Zanahoria: Dios.
Pienso: Nunca he oído hablar de esa compañía. Pero es un nombre con gancho.


¿No es maravishoso?
Lo más triste es que haya gente que cosas así le parezcan profundas y con sentido, como si de auténticos diálogos filosóficos se tratara, cuando, en realidad, no son más que lugares comunes escritos torpemente y teñidos de conspiranoia básica. O sea, si lo leyeron todo van a ver que lo que se dice es ambiguo, impreciso y dentro del verosímil del "uno no sabe qué carajo le ponen a los alimentos elaborados industrialmente", pero no aporta ninguna prueba concreta. Creo que allí está el quid de la cuestión, que el autor no tiene ninguna prueba de que lo que afirma sea cierto porque, si la tuviera, no estaría escribiendo un dialoguito imaginario entre una zanahoria y un pienso sino denunciando ante las autoridades pertinentes... Ah, no, claro, las autoridades son parte de la conspiración... ¿El periodismo? No, también es cómplice, también es cómplice. Sólo podemos hacer circular la verdad en forma velada, disfrazada de fabulita y a través de canales alternativos, si no las represalias del Sistema serían catastróficas...

Pero, bueno, eso de por qué la gente le cree a lo que le llega a través de cadenas de emails o por qué reenvía esas zonceras es otro tema. Lo que aquí interesa es el tema de lo "natural" y su endiosamiento, cuando "natural" no es sinónimo de "bueno" o "sano": el arsénico es un producto 100% natural. Y he aquí la primera de las cosas que hay que tener en cuenta: hay otro marketing de lo natural además del que hacen las grandes corporaciones cuando se apropian del término. Pero gente como la que escribe este texto o como la que maneja el sitio que lo aloja o como la newagera de la dietética de la esquina se hacen los sotas y pretenden que no existe. "¿Nosotros haciendo marketing?
¡Por favor! ¡Si nosotros lo único que hacemos es ofrecer una alternativa al consumismo monopolizado por las grandes corporaciones multinacionales!", exclaman antes de venderte un preparado de flores de Bach o miel de abejas criadas en un monasterio zen por mapuches que no hablan castellano.

O sea, no se me malentienda y se crea que estoy a favor de las corporaciones, blablablá etcétera etcétera, que no lo estoy. Justamente, parte de mi bronca viene de la forma idiota/cínica en la que esta gente maneja su discurso, porque todo el que vende algo hace marketing. Que este departamento esté en manos del Lucho, el departamento de producción sea responsabilidad de doña Clotilde y el de finanzas lo maneje el tío Carlos no los hace "mejores" o menos "perversos", sólo más pequeños en magnitud de la operación y con menor presupuesto para colocar el producto en el mercado, ni más ni menos. Y, de la misma manera en la que el Lucho va a querer que la granola 100% orgánica que fabrica doña Clotilde se venda y el tío Carlos va a querer que estas ventas se traduzcan en ganancias, de la misma manera van a querer las grandes corporaciones vender sus productos y hacer dinero con estas ventas. Qué se la va a hacer, el capitalismo es así. Y si no les gusta que hagan algo para cambiarlo, que yo los voy a apoyar de punta a punta. Pero no sean hipócritas, que se les nota.


Pero volvamos al texto, y en especial al fragmento que copié. Me encanta eso de que la zanahoria diga que la fabricó "Dios", lindo golpe bajo, lindo golpe bajo... Podría el autor haber dicho "la Naturaleza", "la Selección Natural", "la Puta Casualidad y la Manía de los Átomos de Carbono de Hacer Largas Cadenas Autorreplicantes" pero no, no, lo mandó al frente al Barba, como para hacer frente a cualquier crítica: la zanahoria es superior al pienso porque la primera es de origen divino mientras que el segundo está hecho por seres humanos, y ni siquiera por seres humanos con rostro y nombre, como doña Clotilde (que es una señora muy amable y con una paz interior que da envidia, fíjese usted), que mezcla la granola con sus propias manos y con mucho amor, no, el pienso está fabricado por seres anónimos que visten "batas blancas" al servicio del poderoso caballero don Dinero.

Es fácil culpar a un ente sin rostro como "los de las batas blancas", "los marketineros", etcétera, y de allí imaginar una conspiración de magnitudes gigantescas, pero si uno se pone a pensar, cada uno de estos colectivos están integrados por personas que no son ni mejores ni peores que el resto de la población. Digo, yo he trabajado en publicidad y no recuerdo jamás haberme reunido en cónclaves conspirativos para dominar a las masas sudorosas ni manejo técnicas que hacen que la gente compre cosas que no desea. Es más, no he conocido a nadie que se ajuste a ese perfil. Lo único que hay es gente que utiliza habilidades persuasivas similares a las que usa cualquier verdulero para venderte un tomate y las aplica a un producto cualquiera. Y lo mismo por el lado científico: no existen conspiradores de "batas blancas", sólo gente que trabaja para una empresa y trata de mejorar los productos existentes y encontrar nuevos. Nada diferente a lo que hace doña Clotilde cuando busca nuevas recetas para hacer más sabrosos sus productos orgánicos, así estos venden más que los de su competidora, la tía Nelly.

Sí, sí, ya sé, pareciera que estuviera diciendo que las megacorporaciones son inocentes angelitos y que jamás hicieron nada que no redundara en beneficio a la Humanidad, o que la publicidad no genera necesidades innecesarias. Obviamente que han habido casos, que se han amparado en la corrupción de los políticos y blablabá. Pero una cosa son los casos particulares y otras las generalizaciones. No todos los médicos son Mengele, vamos.

Aparte, ¿quién es más hipócrita, una empresa capitalista que abiertamente coloca productos en el mercado por el afán del lucro o una empresa "alternativa" que te estafa con flores de Bach y te enrosca la víbora con un discurso pseudoespiritual?

¿Es honesto alguien que, para oponerse a los alimentos "sintéticos" para perros y gatos, utilice como antagonista a una zanahoria? ¿Comen zanahorias los gatos y los perros? ¿O comen carne? Pero, claro, ¿con qué cara defiende en un sitio naturista la matanza de animales para alimentar a las mascotas? Mejor pongamos a una inocente zanahoria, al fin y al cabo es un vegetal y los vegetales no sufren cuando los matamos. O, al menos, no nos devuelven la mirada cuando los matamos, no gritan cuando los matamos ni sangran cuando los matamos (a lo sumo largan juguito, pero no es sangre es juguito, ¿ves? ju-gui-to).


En fin, pura hipocresía.
Otro día la sigo.

SPAM

Entre tanta porquería de SPAM que llega por mail me llegaron otras dos porquerías, pero con un toque literario algo avant garde. Evidentemente están hechas con un generador de textos aleatorios y son unas parrafadas en inglés sin mucho sentido (bah, una más que la otra). Lo interesante (si es que hay algo interesante en el SPAM) es cómo los idiotas buscan constantemente recursos para eludir los filtros antiSPAM.

Ah, y quiero ese generador de textos ya.

02 agosto 2006

TIMMY and Mr. Pinky


Otro video de los Residents. Al parecer, todos los miércoles van a subir uno nuevo. Voy a ver qué hago, tampoco es cuestión de bloguear todo.