30 marzo 2006

¡Qué me jame já!

Me acaba de pasar la cosa más extraña del mundo.

Ayer Pablo Gramajo me envió una pregunta para que Mauricio Gafento contestara en el Batiburrillo (mi sección mensual en Axxón) . Trataba sobre dos adolescentes peruanos que durante una sesión de Ouija han sido poseídos por los sendos espíritus de Gokú y Vegeta, causando la perplejidad y el pánico de los lugareños.
Y me puse a escribir la contestación de Gafento, suponiendo que lo de Pablo era un chiste.
Buscando una ciudad peruana que sonara graciosa ubiqué a los adolescentes en Tarapoto, nombre que desconocía hasta ese momento. Recién, buscando algo más de info sobre Dragon Ball encuentro que no sólo lo que me preguntó Pablo era "cierto" sino que pasó ¡en Tarapoto!
A la mierda... Y no es la primera vez que me ocurre.

Por menos muchos han hecho carrera de mentalistas.