17 septiembre 2009

Una canción pro-ciencia de They Might Be Giants

Hace unos días They Might Be Giants sacaron un disco dedicado al público infantil llamado "Here comes science". Esta es la canción que abre el disco:




La letra es una defensa de la ciencia ante los ataques irracionales del diseño inteligente y otras sandeces por el estilo (prosifico por comodidad):


Science is real / From the Big Bang to DNA / Science is real / From evolution to the Milky Way / I like the stories / About angels, unicorns and elves / Now I like the stories / As much as anybody else / But when I'm seeking knowledge/ Either simple or abstract / The facts are with science / The facts are with science

Science is real / Science is real / Science is real

Science is real / From anatomy to geology / Science is real from astrophysics to biology / A scientific theory / Isn't just a hunch or guess / It's more like a question / That's been put through a lot of tests / And when a theory emerges / Consistent with the facts / The proof is with science / The truth is with science

Science is real / Science is real / Science is real

Science is real

Que, traducida, dice:


La ciencia es real / Desde el Big Bang al ADN / La ciencia es real / desde la evolución hasta la Vía Láctea / Me gustan las historias / sobre ángeles, unicornios y elfos / Realmente las historias / como a cualquiera / Pero cuando busco conocimiento / Ya sea simple o abstracto / Los hechos están con la ciencia / Los hechos están con la ciencia

La ciencia es real / La ciencia es real / La ciencia es real

La ciencia es real / Desde la anatomía a la geología / La ciencia es real / desde la astrofísica a la biología / Una teoría científica no es sólo una corazonada o una suposición / es más bien una pregunta / a la que se la somete a un montón de ensayos / Y cuando surge una teoría / que es consistente con los hechos / la prueba está con la ciencia / la verdad está con la ciencia,

La ciencia es real / La ciencia es real / La ciencia es real

La ciencia es real


Y, aparte, demuestra que algo educativo no tiene que ser aburrido y que algo para chicos tiene que ser para infradotados.
Ahora, esperá sentado a que lo pasen en Discovery Kids o Playhouse Disney