21 enero 2007

The health and happiness show (parte III)

Hace unos cuantos días alguien (bastante indeseble, por cierto) copipegó y envió a Charlatanes un artículo llamado Medicina Integral y Alimentación Andina por Francisca Espinosa, en el que se dicen (con una escritura bordeando lo lamentable) la típica sarta de boberas new-age sobre medicinas y alimentación alternativas. No sé si voy a hacer mi acostumbrada deconstrucción del texto en su totalidad, ya que es muy largo y repetitivo, pero, bueno, veamos algunos trozos selectos (y, como está el enlace original, podrán comprobar que nada está sacado de contexto) y después voy a tratar de escribir algo más "en serio". Así que si quieren saltearse la payasada, vayan aquí. Y si no, aquí empieza la deconstrucción:

Es una medicina que se trabaja en la actualidad, al determinar que hay medicinas alternativas, complementarias. En realidad son medicinas muy antiguas, pero con todo el adelanto de la ciencia, los análisis de sangre, las radiografías, se fue descubriendo que lo que se decía hipotéticamente estaba acertado.

Así empieza, sin previo aviso. Obviamente hace referencia al título, pero aún así, me desconcierta la primera oración, hay algo que gramatical y argumentativamente no me cierra. Para ponerlo en criollo, no sé de qué habla ni qué dice. La segunda oración embarra más al cambiar del singular al plural, de la actualidad a la antigüedad y metiendo a las radiografías y los análisis de sangre en el medio. Y lo que "se fue descubriendo que lo que se decía hipotéticamente estaba acertado" me deja perplejo. ¿Lo que se decía sobre quién? ¿Sobre las medicinas alternativas? ¿Es que estaba acertado lo que se decía hipotéticamente? ¿O es que estaba hipotéticamente acertado lo que se decía?
Sí, sí, parece una quisquillosidad, pero es que es necesario que esto esté claro para entender lo que sigue.

Consiste mas que nada en entender al individuo de manera no regional, o sea, un cuerpo totalmente integral, es una medicina que trabaja al ser humano por completo, con todo su equipamiento fisiológico, trabaja la mente, la parte sicológica y espiritual.

¿Ven? Con tanta confusión de sujetos ya no se sabe de quién habla. Bah, si estuvieran claros los sujetos tampoco se sabría de qué habla. Hasta ahora son un montón de palabras huecas que suenan bien al lector predispuesto, pero no dicen nada.
O, si dicen algo (concedámosle eso), no justifican lo que dicen: Hay medicinas alternativas a la medicina occidental, que son medicinas muy antiguas y que las radiografías y los análisis de sangre demostraron que, hipotéticamente, eran lo que se decía (o que eran lo que se decía hipotéticamente). Vaya uno a saber lo que se decía (hipotéticamente o no). Esta medicina (volvemos al singular) toma al individuo como un ser con alma y no como un conjunto de órganos (al menos eso es lo que yo entiendo, quizás porque es algo que a veces pienso... pero eso lo dejo para después), lo que hipotéticamente es bueno.
En fin. Quizás después Francisca lo explique. Démosle algo de changüí.
Una quisquillosidad más y seguimos: ya sé que la RAE lo aprueba, que está en el diccionario y todo pero, ¿qué quieren que les diga?, eso de escribir psicología sin la p me pone de la cabeza. Es que sico en griego significa higo, por lo que la sicología es la ciencia que se ocuparía de los higos y no del espíritu (como lo hace la psicología).

En la medicina Holopatica se fusionan muchas culturas, como la medicina China, Vedanta, medicina tradicional americana, etc., para concluir de esta forma más acertadamente.

¡Ah! ¡Por fin apareció el sujeto de la alocución! Y ahora se entiende por qué el uso indistinto del plural y del singular, es que es una medicina que es una mezcolanza de todas las medicinas no occidentales provenientes de culturas que, por ser milenarias y tradicionales, son más sabias que la que inventó la radiografía y el análisis de sangre.
Como sea, más perplejidad se suma a la ya existente: ¿en la medicina Holopática se fusionan muchas culturas "para concluir de esta forma más acertadamente"? ¿Qué carajo quiere decir esto? ¿Que llegan a una conclusión más acertada? ¿Más acertada que qué? ¿Que la medicina occidental? ¿Entonces el aval de la radiografía y el análisis de sangre no sirve de nada?
Mmmm... espero que se nos informe cuáles son estas conclusiones acertadas ¿no?

El Hombre puede enfermarse por un condicionamiento mental, por un problema de tipo espiritual, como por ejemplo la envidia, que son cosas cien por ciento espirituales, lo cual produce manifestaciones en lo orgánico.

Ah, "Hombre" con mayúsculas. Guau. Va a decir algo trascendente... eeeeh, no, no, dice que existen enfermedades psicosomáticas (algo que la medicina occidental más ortodoxa no niega) y que la envidia son cosas cien por ciento espirituales. Realmente, Francisca (además de necesitar crema depilatoria y varias inyecciones de hormonas femeninas, a juzgar por la foto en la nota original) debería repasar las diferencias que existen entre singular y plural.
Y ya me empieza a sonar mal eso de la "envidia", como a curanderismo, a que "le hicieron un trabajo", etc. ¿La Medicina Holística es un curanderismo? ¿No era que la radiografía y el análisis de sangre descubrieron que lo que hipotéticamente se decía estaba acertado?
Mmmmmm.... veamos cómo sigue.


Para lo cual se utilizan terapias como: los colores, los masajes, hidroterapia, aromaterapia, digito puntura, acupuntura, etc.


Ah. Sí. Una de mis preguntas fue contestada.


En este tiempo se ha caído en dos cosas fundamentales que son: la alimentación y las plantas medicinales.

¿Quéééééé?

Que alguien me explique qué significa esta frase.


La alimentación me parece sumamente importante,


Yo diría que es de vital importancia, que si no te alimentás te morís. Pero yo no soy médico holista y no me avalan medicinas tradicionales que hipotéticamente decían cosas que la radiografía demostró que hipotéticamente estaban acertadas en el análisis de sangre hipotético.


ya que la gente, en forma alimenticia esta errando, muchos problemas orgánicos están apareciendo,


¡Ay, Francisca! Un curso de escritura expresiva deberías tomar, porque en forma gramatical estás errando, muchos problemas de interpretación están apareciendo.


sin dejar de lado, todo lo que es la alimentación vibracional: si estás en un mundo estresante de ruidos, caos.


¡Guau! ¿Esto quiere decir que uno come sonidos?

¡Qué lo tiró con los descubrimientos ancestrales de la medicina Holística! ¡Esto no aparece en una radiografía o en un análisis de sangre!
Hablando en serio: ¡Cuánta gansada para decir algo que es obvio! Los ruidos molestos se llaman así porque son molestos, y si son molestos, molestan. Y si molestan, estresan. Y si uno se estresa, se pone de mal humor. Y si uno se pone de mal humor, se siente mal y eso le repercute en el cuerpo, ya sea en forma directa (lo psicosomático que le dicen) o indirecta (por ejemplo, mandándose litros de tinto para olvidar y reventándose el hígado en el intento).
Pero, claro, es más copado y alternativo decir alimentación vibracional que los ruidos joden. Suena como más, no sé, orgánico, ¿no?


Hay que tratar de orientar al paciente a algo más armónico, lo cual es bastante complejo, ya que la gente está acostumbrada a que le den una pastillita o una inyección y mi sistema es más educativo y no está tan en el afán económico, como puede ser un cirujano.


¿No es irónico que en la misma frase que pasa el aviso de su kiosquito critica el afán económico del cirujano?


Ya que las terapias holistas generalmente no son invasivas, son mucho más internas, por eso involucro la alimentación, plantas y externamente masajes, piedras y gemoterapia. Dentro de eso he construido un puente con la alimentación andino amazónica, lo que me ha llevado al mejor conocimiento y rescate de los alimentos ancestrales, los cuales tienen muchísima potencia. Enseño a comer y a la vez a sumergirse en el mundo de la espiritualidad andina, que es en lo que trabaja la medicina tradicional, con los rituales, con el sistema social; la reciprocidad, la ayuda mutua, el respeto a la naturaleza, al individuo, como el no mentir, si bien es mas Inca, mas Quechua, Ama Quella, Ama Sua, Ama LLulla: no mientas, no robes, no seas ocioso, también es una medicina, una forma de comportamiento. Sin mentir, siendo honesto con uno mismo es una forma de no crear traumas sicológicos.


Sí, sí, todo muy lindo, muy poético, pero... que una ética social sea una medicina, mmmmm..., me parece que además de problemas expresivos tenemos problemas en distinguir las cosas.

Como sea, aparentemente el sistema de Francisca consiste de masajes con piedritas, gastronomía andina y la versión incaica de unos principios morales universales que se pueden encontrar en todas las culturas de todas las épocas.


De esa manera trabajando tanto en el ámbito social, como en el tema de las enseñanzas de los alimentos, la ecología y también con el paciente en forma mas individual, dando también mucha importancia ha que vayan explicando sus cosas. Mucha gente solo se cura, porque hay un oído para escuchar, pero en el mundo en que vivimos la gente no confía en casi nadie. Yo trato de orientar y ellos se descargan, de esa manera se van más aliviados, al mejorar su alimentación y con las terapias se entra en equilibrio.


Bue, más de lo mismo: unos consejos nutricionales, una ética humana básica y prestarle un oído al paciente. Nada del otro mundo. Nada que la ortodoxa medicina occidental no podría hacer, si quisiera.


La quiropraxia para la columna, la reflexología para los órganos, la cromoterapia para los bordes energéticos (Chakras), son formas o sistemas que utiliza la medicina integral. Desde la medicina tradicional se aprende el respeto a la naturaleza y el uso de las plantas medicinales. En este caso es muy bueno trabajar con un repertorio accesible de plantas, que tienen propiedades antibióticas, para eliminar toxinas. Se pueden utilizar en forma de cataplasmas o compresas, también en mates. Particularmente utilizo mucho la arcilla, ya que tiene propiedades curativas, energéticas y minerales, que son excelentes para el hombre. Para consumir debe ser una variedad especial llamada Ventonita Opasa, la cual casi no tiene piedrecillas, lo que permite comerla fácilmente.


Ajá, sí, sí, claro. Nada mal, yo también tomo té de yuyos para aliviar algunas molestias, y los masajes bien hechos no hacen daño sino todo lo contrario. La parte de comer arcilla suena asquerosa y se podría evitar comiendo alimentos más convencionales o, incluso, con algún suplemento mineral (el cual seguro no tiene piedrecillas), amén de la sanateada de que la arcilla tiene propiedades minerales (obvio, ¿qué esperabas? ¿Que tuviera propiedades animales? ¡Es tierra!) y energéticas (¡Ah, Energía! ¡Cuántas estafas se cometen en tu nombre!).
Con lo de la reflexología ya entramos en la zona de la charlatanería pero, bueno, te masajean los pies y las orejas, no está mal, relaja, qué sé yo, mientras no creas que te curás de un cáncer de colon apretándote el empeine... Ah, aparentemente eso es lo que quieren que uno crea... Ajá..
Y lo de la cromoterapia ya es chantada pura y una estafa al por mayor. La idea de que, por ejemplo, el color naranja ayuda a la fijación del calcio y "favorisa la buena relación cuerpo-espiritu, aumenta el optimismo, tonico sexual" (sic, tomado de aquí) es una estupidez ilimitada.
Y noten que Francisca salta de los Andes al Ganges sin escalas: ¿desde cuándo los incas hablaban de chakras?
¡Mayday! ¡Mayday! ¡El bullshit-detector está sobresaturado! ¡Va a colapsar! ¡Mayday! ¡Mayday!


Cosmovisión andina

Lo espiritual tiene que ver con el tema de la religiosidad y la religiosidad en Los Andes es una visión cósmica, cosmovisión, el ser humano es parte de la naturaleza y convive con la naturaleza y tiene mucha relación con los astros. El hombre andino tiene un referente importante que es la cruz andina del sur, que es un cúmulo de estrellas (constelación), al tener ese cúmulo de estrellas el hombre que vive en el altiplano con tanta agresividad, se vuelve comunitario, no hay nada más horrible para el hombre andino que lo expulsen de sus comunidad, porque ya no tiene pertenencia.


¡Sí! ¡Acertó señora! ¡El mito del buen salvaje!
Ahora quisiera que me explique eso de la Cruz del Sur, porque no lo entiendo.
O sea, lo que yo leo es que el hombre en el altiplano vive con agresividad (¿y en el resto del mundo?) pero aparece la Cruz del Sur y se vuelve comunitario porque no hay nada más horrible para el hombre andino (¿y para el resto de los humanos no?) que lo expulsen de su comunidad.
No, no entiendo. ¿Está diciendo que hubo una época en la que la Cruz del Sur no existía y que en esa época el hombre andino era agresivo, pero que después apareció la constelación y se volvió comunitario, lo que hizo que la idea del exilio le parezca horrible? ¿Es eso lo que dice?
¿Tiene algún sentido lo que dice?


Entonces la reciprocidad como comunidad hace que puedan desarrollarse en un sistema con tantas dificultades. Entonces todo va a partir de la reciprocidad, que quiere decir que la gente no puede estar individualizada, tiene que ayudarse mutuamente, por supuesto que la modernidad nos trae esas confusiones. La reciprocidad también tiene que ver con la agricultura, con lo que nos alimentamos, por eso antes y después de una cosecha se hacen pagos a la tierra.


Ajá. La reciprocidad es que la gente actúe en forma recíproca ayudándose mutuamente. Ajá. La reciprocidad ayuda a que un grupo humano sobreviva en un ambiente hostil. Ajá. Bien. Nada sorprendente, cualquier animal social ya lo sabe, la unión hace la fuerza, etc. Ah, pero, por supuesto que la modernidad nos trae esas confusiones. No Francisca. No, no, es la modernidad la que nos trae esas confusiones. No, son gente como vos la que trae esas confusiones, empezando por la confusión de creer que alternativo o tradicional es sinónimo de bueno, o que hubo un tiempo que fue hermoso y fuimos libres de verdad. O la confusión de afirmar que la reciprocidad tiene que ver con la agricultura y olvidarse de la caza, si de hecho la sociedad -y la especie- humana se moldeó tal como es a partir de las bandas de cazadores, como lo demuestran tantos libros de antropología. Claro, claro, la agricultura es armónica, natural y parte de una cosmovisión cósmica mientras que la caza es mala, mala, mala.

En fin, me salto unos cuantos párrafos, aunque haya perlitas como la que dice que las licuadoras, celulares, televisores, satélites, microondas son toxinas (y yo convencido que eran electrodomésticos. ¡Gracias a la medicina Holística que me sacó de la confusión traída por la modernidad!). Podría comentar la parte dedicada a los transgénicos, pero como dice las obviedades ya conocidas la paso por alto y la doy por conocida por los lectores y no me siento culpable cuando la mencione en la parte seria. Quizás lo que sigue merezca ser copipegado antes de pasar a esa parte (la "seria", que, conociéndome, no lo va a ser, pero, bueno,ustedes saben):

La medicina
La medicina nació con productos naturales, durante miles de años se curo con ellos. Cuando nació la química, la gente puso mucha esperanza y se olvidaron que con cosas más sencillas y naturales se puede curar también.
En la medicina Holopatica se utiliza el estudio fisio-anatómico y también la parte de la tecnología médica: análisis, radiografías, tomografías, etc. Hay cosas que están muy mal: el exceso de quirófano y el exceso de los medicamentos sintéticos. Esas dos cosas han llevado a que la medicina se vuelva muy comercial, muchas veces no se necesita operar y se opera solo por un afán financiero, como hace algunos años que era muy común que se operaran, cortaran las amigadlas, con los años se descubrió que servían para las defensas, o por ejemplo los partos, muchas veces no son necesarias las cesáreas, se pueden hacer partos mucho mas humanos donde la mujer utiliza la gravedad, o masajes específicos y ejercicios prenatales.
En cuanto a los medicamentos sintéticos, quieren aislar las sustancias activas de las plantas, olvidándose que nunca el hombre podrá perfeccionar lo que Dios hizo. Sintetizar el ácido ascórbico o la vitamina C, ácido cítrico, lo vuelve un producto estéril, sin vida, y por otro lado muchas veces es más barato o inclusive gratis tratarse con medicina natural, pero el hombre a deteriorado tanto la ecología que cada día necesita cosas mucho más fuertes, más agresivas para tratarse. Si estuviese en equilibrio con su medio ambiente, quizás no habría enfermedades tan graves como un tumor, un cáncer. El hombre tiene que estar en armonía con su contexto, entonces las enfermedades se van a curar con cosas sencillas.


Creo que aquí está el meollo de la cuestión. Así que si me acompañan, pasemos a la parte seria.

La parte seria
Para los que no leyeron todo el tramo anterior les hago un resumen: Es un largo artículo en primera persona firmado por Francisca Espinosa, pero la foto que ilustra la nota (véanla aquí) es de un hombre (de allí que yo jodiera con que Francisca necesitaba depilarse el bigote y tomar hormonas femeninas, por si no entendieron el chiste) de quien nunca se nos informa su nombre. Mi superpoder deductivo me permite conjeturar que lo que Francisca hizo fue reportear a este individuo. O que este individuo se llama Francisca (podría ser, se han visto casos de bautismos más estrafalarios). Como sea, como me molesta llamar a un sujeto masculino con nombre femenino, y como el tipo de la foto me hace acordar al actor John Lovitz lo bautizo de ahora en adelante como Juan Lobos. Juan nos cuenta, en un texto muy mal redactado, las virtudes de la medicina holopática andina, que es un refrito de todo lo que ya uno conoce de medicinas alternativas y tradicionales, junto con algunas gansadas de cosecha propia: que los chakras, que la acupuntura, que la cromoterapia, que el hombre andino era bueno, bueno, bueno y se regía por la Cruz del Sur,que los ruidos molestos nos causan indigestión espiritual (o algo así), que las licuadoras son toxinas, que la coca te cura el SIDA, que los rencores te hacen tumores en los testículos, que esto te armoniza tu energía, que aquello te libera de la envidia, etc.
Ya acá empezamos mal, porque uno podría suponer correcto que Juan, siendo descendiente de los habitantes originales de América, abrazara conceptos medicinales tradicionales de su cultura ancestral. Habría que ver, pero en principio uno podría suponer válido el deseo de enfrentar la desculturización, etc. Claro, este deseo se vuelve inválido ni bien se meten conceptos extranjeros a la cosmovisión andina, como los chakras o la acupuntura. Si no, es hipocresía pura, sin vueltas.
Como sea, es un hecho que todos los argumentos de Juan se apoyan directa o indirectamente en algo que podría definirse como "cierto": que la medicina occidental está deshumanizada y que se rige por el lucro y la avaricia de médicos y laboratorios multinacionales.

Nótese el entrecomillado en "cierto". Esto es "cierto" porque es ciertamente la percepción que la gente tiene de la medicina occidental, ciertamente hay muchos casos en los que esta percepción se corresponde con la realidad y, ciertamente, la medicina occidental no es perfecta.
O sea, sí, es verdad, hay médicos que te tratan como un conjunto de órganos y variables fisiológicas que se pueden modificar con tal o cual droga. Esto es un hecho que varios médicos critican (algún día copiaré lo que Oliver Sacks dice al respecto en Despertares). Pero, ¿no puede decirse lo mismo de los "médicos" alternativos que te tratan como un conjunto de energías que se pueden manipular con tal o cual pase mágico? Ah, no, claro, la energía es cool, man, es... energética.
(Al respecto del mal uso del término "energía" por las pseudociencias los remito a Gluón con leche, donde Julio dice lo que yo diría, pero mejor).
Sí es verdad que muchos médicos se creen Dios, pero, ¿acaso los "médicos" alternativos no pecan también de soberbia? ¿No? Ah, pues lo disimulan bastante bien bajo todos esos discursos pedantes sobre cómo ellos aplican tal o cual conocimiento ancestral luego de ser iluminados por quién sabe quién (Lean el texto de Juan Lobosy vean cuántas veces dice yo esto, yo lo otro).
Y sí, es verdad que muchos médicos te pasan a cuchillo sólo por dinero o por sadismo y que, como dice Juan, hay exceso de quirófano. Pero, aún así, son más los beneficios que los costos y, lo más importante, existe algo que los "médicos alternativos" no tienen: comités de ética profesional, cosa que brilla por su ausencia en el rubro "alternativo", donde no sólo no hay comités sino que ni siquiera hay ética profesional (o, siquiera, preparación profesional más allá de haber leído algún librito sobre flores de Bach o tener el mapa de meridianos de acupuntura).
El meollo de todo este asunto está en lo de "prestar oreja". El tema es que sí, la medicina, como muchas otras cosas, se ha deshumanizado, entendiéndose esta palabra como "alejarse de la experiencia cotidiana del ser humano promedio". Lo cierto es que una persona común no entiende lo que la medicina hace (obvio, hay que estudiarla por varios años), se ha vuelto abstracta y mediatizada por máquinas, técnicas y procedimientos "extraños". Por otro lado, todo el mundo sabe (porque es algo que se sabe desde que el ser humano es humano) que las plantas pueden tener "algo" que "hace bien". O que uno reacciona frente a los colores (somos simios, bichos que necesitan del color para distinguir su alimento), más allá de que muchas de esas reacciones son culturales. O que las piedras han tenido desde siempre un valor simbólico enorme para los hombres.
Es, por decirlo en forma concisa, la oposición entre algo complejo y algo simple de entender. Y, obviamente, la pereza mental nos lleva a elegir lo simple. No es lo mismo tomarse un tecito que un medicamento, pese a que el último tenga el mismo principio activo que la planta con la que se preparó el té, no es lo mismo porque el tecito tiene un nombre común mientras que el otro trae un nombre de esos rebuscados que inventa la IUPAC y que quién sabe qué significa o qué le ponen a lo que uno toma.
Porque, sí, hay una conspiración entre los laboratorios y los gobiernos... bue, sí, sí la hay, pero esa "conspiración" se llama capitalismo.
O sea, volviendo al cauce de la argumentación, en cierta manera es "cierto" lo que Juan Lobos dice, que es más barato tratarse con medicina natural y que siempre es mejor comer cítricos que tomarse una pastilla de vitamina C, pero no porque en la pastilla la vitamina está "muerta" sino porque los cítricos ¡tienen más vitamina C y, de paso, te alimentan y te dejan gustito rico en la boca! ¡Obvio que es mejor obtener lo que el cuerpo necesita a partir de los alimentos y no de las pastillitas, pero para eso no se necesita ser un médico holista ni adornar tu discurso con palabrería new age! ¡Mangia che te fa bene y a otra cosa mariposa!


Bah, en fin, creo que ya perdí el hilo de lo que quería escribir, esto lo empecé hace tanto y ya no sé a dónde voy.
Mejor lo dejo acá y lo sigo en otra entrada.
Y sí, esta no resultó ser una buena parte seria.
Lo siento.