20 abril 2014

Un error lo tiene cualquiera

Como no salieron los diarios el viernes, ayer en Página 12 vino el suplemento Las 12. Allí había una nota a una banda llamada Eruca Sativa. Jamás los había escuchado (de hecho, aún no los escuché), pero el nombre me había parecido lo suficientemente curioso como para una vez averiguar qué significaba. Por eso, presté atención al párrafo donde explicaban el significado:


Eruca Sativa es el nombre botánico de la oruga, lo eligieron porque remite a la idea de transformación y de origen, ese momento previo a tener colores y volar, en el que todavía todo es posible.

Y, debo confesarles, sentí un poco de pena por esta banda.
Porque si bien Eruca Sativa es el nombre científico de la oruga, no se trata del animalito que se convierte en mariposa (¿qué animal va a tener un nombre botánico, eh?) sino de una planta a la que se conoce como oruga, roquete, jaramago o, más comúnmente en estos pagos, como rúcula.
No puedo dejar de sentirme mal por ellos, que están convencidos que se llaman como la larva de la mariposa y en realidad se llaman como una verdura.
Y más mal me siento ahora que acabo de escucharlos y me parece que son buenos (aunque la voz de la cantante no me convence del todo).
En fin...