23 abril 2012

Hoy atiende Dios

Cada tanto me dan algunos volantes de la Iglesia Universal del Reino de Dios (sí, los de "Pare de sufrir") y yo, que soy una mala persona, me los guardo, los escaneo y luego los subo a este blog.

El primero es viejo, lo tengo desde hace años en un cajón:

Yo oigo voces y veo sombras. Es más, creo que todo el mundo lo hace. Cuando a uno le hablan oye voces y cuando hay un objeto opaco y una superficie cercana uno verá, normalmente del lado opuesto a la fuente de luz, que el objeto proyecta una sombra sobre dicha superficie.
También tuve contactos con entidades, así como con empresas, clubes, ONGs y otras organizaciones, y por mi ideología rebelde e izquierdosa me sentía oprimido y no aceptaba más mi situación en los 90 (ahora ya no, al menos no en semejante medida de intolerabilidad).
Y aunque creo que todo lo que hago me sale mal y muchas veces siento mis caminos están trabados tengo la impresión que no es por obra de hechicería, envidia, mal de ojo y espíritus opresores, sino por culpa de mi desidia, mis neurosis, mi brutal procrastinación y mi adicción a Internet.
¿Califico para ir a los viernes de liberación al pie de la cruz? ¿Y me darán la ROSA CONSAGRADA (a la que calculo que tendré que poner en el FLORERO DE LA SANACIÓN y regarla con el AGUA BENDITA)?

Y este me lo dieron el otro día:

Nada, cualquiera que le haya prestado un poco de atención a los programas de Pare de Sufrir en la tele sabe cuánto le interesa lo económico a esta gente. Lo que me llama la atención es el cuadrito de "Empresario/a". Porque las otras cosas entiendo que uno pueda creer que Dios o Papa Noel se las pueda llegar a traer y que uno pueda llegar a soñar con ellas. Pero, ¿ser empresario?

En fin, una entradita sencilla, corta y no muy graciosa. Pero acabo de descubrir una nota en la página de la IURD argentina que, me parece, va a dar material para una entrada mucho más jugosa. "Mujer de Dios" se llama, y ya creo que se dan una idea de por dónde viene.
Hasta la próxima, entonces.