30 marzo 2011

Yo me meto en cada una...


Mañana voy a estar en este evento, en lugar de Alejandro Agostinelli. Aparentemente voy a estar aportando el punto de vista escéptico sobre los OVNIs y la vida inteligente extraterrestre, aunque es más posible que balbucee mi punto de vista iconoclasta sobre el tema (punto de vista con el que ya he cansado más de una paciencia en diversos foros de internet y con el que debería ponerme algún día a escribir una entrada ordenada para este blog o, quien sabe, un ensayo o un libro completo).
Es medio sobre el pucho el aviso (para mi también lo es, de allí mi temor a meter la pata), pero si quieren venir, vengan, en lo posible sin verduras en mal estado ni objetos contundentes.

18 marzo 2011

Dios es un luddita con serios problemas de comunicación.

"Dios nos está diciendo que debemos cuidar el planeta, que no sigamos destruyendo la Tierra, que vivamos en la verdad, en la decencia, en la justicia, que no usemos la tecnología, aunque sea de manera pacífica. Hay que leer los signos de los tiempos", afirmó Carrió en declaraciones a radio La Red.

Bien. Decir que Carrió piró del frasco ya es una perogrullada mayúscula, así que les ahorro el trámite de leerla. Esta entrada ni siquiera es para atacarla a ella, para qué, si ella sola se basta y sobra.
Lo que me llama la atención es la manía de algunos fanáticos religiosos en interpretar un desastre natural como un mensaje de Dios para advertirnos que está disgustado por tal o cual cosa que estamos haciendo. Para Carrió esa cosa es el uso de la tecnología, para un pastor pentecostal es la creciente cantidad de ateos en Japón.

Dado que supuestamente el dios judeocristiano es todopoderoso, bien podría buscarse métodos más efectivos de transmitir su mensaje. Digo, para alguien todopoderoso sería así de sencillo interrumpir la transmisión de todos las emisoras de radio y televisión del mundo y decir en vivo y en directo y por cadena global lo que piensa, opina y desea.
O, dado que es tecnófobo (lo afirma Carrió, que está en comunicación directa con Dios, Jesús y María Santísima, así que ha de ser cierto), bien podría darnos el mensaje personalmente a todos los habitantes del mundo. ¿Qué le cuesta? Si es todopoderoso, eterno y ya lo hace con Carrió y otros elegidos.
O lo que sea, con tal de que el mensaje sea claro y concreto y no haya que lamentar víctimas fatales.
¿Qué sentido tiene en matar miles de personas inocentes con un tsunami, si después ni siquiera quienes están en directa comunicación con Él se ponen de acuerdo en lo que Dios quería decirnos?
Realmente, para ser alguien todopoderoso, al quía le cuesta muchísimo hacerse entender.
Si le interesa, yo puedo ayudarlo. Tengo un título universitario que dice que la comunicación (y particularmente la comunicación publicitaria) es mi especialidad, así que creo estar capacitado para darle una mano.
Pero, bue, sin compromiso. Si no soy yo, no importa. Que Dios contrate cualquier otro buen agente de prensa mejor que estos delirantes, a ver si así se hace entender de una buena vez por todas, que hasta ahora es un desastre universal.

Aparte, ¿no era que "Dios es amor"? ¿Matar miles de inocentes sólo para demostrar que no está conforme como nos portamos es amor? Sí es así, hay padres golpeadores y violadores que son mucho más amorosos con sus hijos que este supuesto Padre Amoroso.

Volviendo a Carrió, me interesa la parte en la que dice que Dios quiere "que no usemos la tecnología, aunque sea de manera pacífica". Bien. El tema es que la tecnología no es sólo la tele, la cama solar y otras tecnologías a las que Carrió no les hace ningún asco (justamente, todo lo contrario). Tecnología también son el arado, la rueda, las hachas de piedra y cualquier otra cosa fabricada por los humanos.
¿Dios quiere que nos retrotraigamos evolutivamente hasta más allá del Australopitecus?
¿No era que estábamos hechos a su imagen y semejanza? ¿Cuál es, entonces, su imagen y semejanza? ¿Un chimpancé?

En fin, que sigan hablando estos fanáticos religiosos. Son mejor propaganda atea que poner publicidad en autobuses.

13 marzo 2011

Promoviendo la imbecilidad a costa del desastre ajeno

Una vez más, los charlatanes salen a lucrar con la desgracia ajena.



Obviamente es un OVNI, si nos atenemos estrictamente a la sigla: es un objeto volador no identificado, porque no podemos identificar qué es. Yo no puedo, pero alguien que sepa quizás sí, y entonces deja de ser un OVNI y se convierte en un OVI y, más concretamente, en algo real: una gaviota, una nube, un helicóptero.
Pero, claro, nadie se atiene estrictamente a la sigla y OVNI se usa como sinónimo de Nave Extraterrestre Tripulada. Y ahí viene lo malo.

En fin, esperemos que esto quede sólo como una muestra del mal gusto que tienen algunos para ganar sus 15 minutos de fama.