05 mayo 2010

¡Ay qué miedo que tengo!

Vamos con una entradita de actualidad comunicacional: el famoso afiche que tanto miedo le dio a unos periodistas.


Yo lo que no entiendo es por qué les produjo miedo.
Ya Barragán en 678 comentó la blandura del titular del dichoso afiche: Una persona en contra dispuesta a la violencia no usaría una pregunta, no hablaría de multimedios ni diría que la dueña de Clarín esta acusada de apropiar hijos de desaparecidos sino que afirmaría: "Un periodista independiente no puede ser parte del monopolio de una apropiadora de chicos" o algo así.
Y lo mismo vale para la imagen. No es que aparecen las cabezas de Morales Solá, Biasatti & cia. sangrando y clavadas en picas o los periodistas están caricaturizados como perritos o marionetas que doña Ernestina y Magneto controlan (y, qué sé yo, con Videla o Menem controlándolos a ellos) o cualquier otra de las tantas formas en las que se puede denigrar o agredir a alguien gráficamente.
No, lo que aparecen acá son fotos de promoción en las que los periodistas aparecen en poses favorecedoras. Salvando el diseño pedorro, el afiche bien podría decir "Los periodistas más independientes, audaces e intensos están en TN" o algo por el estilo y a nadie nos resultaría raro (más allá, insisto, del mal diseño gráfico que tiene).
Entonces, ¿de qué tienen miedo?
¿De un afiche publicitario hecho por un redactor y un diseñador principiantes?
¿De que doña Ernestina, en tren de hacer ahorro, contrate a esos dos pichis para la próxima campaña promocional del canal?
¿De qué tienen miedo?

Cagones.