26 agosto 2009

Y este vacío de la casa de Dios se mantiene

Hace rato que no pongo nada acá. Y tampoco es que voy a poner algo guau, sólo otro mensaje de la estafa nigeriana que me llamó la atención:


querida en Cristo,
Soy la hermana Martine Zago, Kuwait. Estoy casada con el Sr. Dea Tacita final Zago, quien ha trabajado con la Embajada de Kuwait en Costa de Marfil durante veintiséis años antes de su muerte en 2006, tras una breve enfermedad que duró sólo cinco días. Hemos estado casados por dieciocho años con una hija (Tonia) que más tarde murió en un accidente de coche.
Antes de la prematura muerte de mi marido, que fueron los cristianos nacidos de nuevo. Dado que después de su muerte he decidido no volver a casarse o tener un hijo fuera de mi hogar conyugal que la Biblia en contra. Cuando mi marido estaba vivo que depositó la suma de (1,5 millones de dólares de los EE.UU.) (un millón quinientos mil dólares de los EE.UU.) en un banco aquí.
Recientemente, después de mi mala salud, mi médico me dijo que no puede tomar los próximos ocho meses debido a mi problema de cáncer. Lo que me molesta más. Después de haber conocido mi condición yo decidí donar este fondo a un cristiano (la Iglesia) que utilizará este dinero la manera voy a subir aquí, de acuerdo con los deseos de mi difunto marido antes de su muerte.
Quiero este fondo que se utilizará para actividades tales como cristianos, orfanatos, escuelas cristianas, las iglesias y difundir la palabra de Dios y este vacío de la casa de Dios se mantiene.
La Biblia nos hizo comprender que "el Beato es la mano que da". Tomé esta decisión porque no tengo cualquier niño que heredará este dinero y mi marido familiares no son cristianos y no quiero que mi marido para ser utilizado por los no creyentes. No quiero una situación en la que este dinero se utilizará en un impíos. Esa es la razón por la que tome esta decisión.
No tengo miedo de la muerte, por lo tanto, sé donde voy. Sé que será en el seno del Señor. Éxodo 14 al 14 dice que "el Sr. lucha en contra de mí y mantener mi paz." No necesito ninguna comunicación telefónica en este sentido a causa de mi salud, por lo tanto, la presencia de mi marido y la familia alrededor de mí siempre. No quiero que sepan acerca de este desarrollo. Con Dios todo es posible.
Tan pronto como recibamos su respuesta, yo te daré el contacto del banco en Abidján. Asimismo, los documentos para demostrar que el beneficiario de este fondo. Quiero que usted y la Iglesia siempre pide por mí porque el Señor es mi Shephard. Mi felicidad es que viví una vida cristiana digna. Para quien quiere servir al Señor le debe servir en espíritu y en verdad.
Por favor, siempre Pío hasta el final de su vida. Por favor póngase en contacto conmigo en este e-mail: k.jeanrolland@yahoo.fr cualquier retraso en su respuesta me dará habitación en sourcing otra iglesia o el hombre de Dios, para este mismo propósito.
Por favor, actuar en consecuencia cuando dije aquí. Esperamos recibir su respuesta.
Mantente al día bendito en el Señor.
Su hermana en Cristo,
Hermana Martine Zago.


Aparte de la graciosa redacción que da unos equívocos interesantes —como Antes de la prematura muerte de mi marido, que fueron los cristianos nacidos de nuevo o y este vacío de la casa de Dios se mantiene— lo que me mueve a publicarlo es el uso obsceno de la religión que hace este email para realizar su estafa, especialmente la parte en la que dice


no quiero que mi marido para ser utilizado por los no creyentes. No quiero una situación en la que este dinero se utilizará en un impíos.


Lo más triste es que esta línea —así como toda la apelación "cristiana"— movilizará a más de uno, que se sentirá tocado en su fe y se apiadará de esta pobre mujer moribunda que tantas desgracias ha sufrido y caerá en la trampa, sin darse cuenta no sólo de la estafa sino de lo discriminatoria y anticristiana que es la frase citada. Vamos, que la caridad, la misericordia y todo lo demás hay que hacerlas con el prójimo sin fijarse si es creyente o no. Al menos, eso es lo que el cura Eustaquio nos decía cada vez que nos contaba la parábola del buen samaritano, pero vaya uno a saber, eran otras épocas, tal vez ahora las cosas han cambiado.
En fin, que yo me sorprendo de cómo un engaño milenario se utiliza para engañar a la gente. Lo mío es casi como descubrir que cuando llueve cae agua de arriba para abajo.

Ah, yo no tengo ni tiempo ni ganas de hacerle scambaiting, pero si alguien apetece no se olvide que en el mensaje dejé la dirección de email del estafador. Y si después quiere compartir los resultados en los comentarios de esta entrada, pues que lo haga que será bienvenido.