18 diciembre 2006

¿Eh? ¿Ah? ¿Qué? ¿Cómo?

De casualidad encuentro otro ejemplo de mal periodismo. Hoy, en la sección de espectáculos de Clarín sale una nota titulada Dibujitos con subtexto político, cuya introducción dice:

El conductor de Fox News Neil Cavuto considera que varios largos animados tienen un trasfondo político.
Neil Cavuto es un conocido conductor de TV: está al frente de Fox News, y sostiene que en muchos filmes de animación hay un subtexto político. Y lo ejemplifica en el nuevo éxito animado y otros tantos, de ayer.

Y después vienen los análisis de algunas películas de animación. Y si bien Neil Cavuto es un tipo que (aparentemente, recién me desayuno de su existencia) es famoso por decir barbaridades derechistas, la lectura de los análisis lo deja a uno preguntándose: "¿este tipo habla en serio?"

Pues bien, no, no habla en serio. Ni habla él, sino Zoe Williams, quien sólo figura en Clarín como cronista de la nota, publicada originalmente en The Guardian.
Porque si uno va a la nota original lee que esta introducción:

Fox News anchor Neil Cavuto thinks Happy Feet, this season's blockbuster animation, contains 'far-left' propaganda. 'I half-expected an animated Al Gore to pop up,' he said. Zoe Williams decodes the political subtext of the new film - and 10 other cartoons.

[traduzco, con subrayado mío: El conductor de Fox News Neil Cavuto piensa que Happy Feet, el éxito de animación de esta temporada, contiene propaganda de "extrema izquierda". "Casi esperaba que apareciese Al Gore", dijo. Zoe Williams decodifica el subtexto político del nuevo film - y de otros 10 dibujos]

O sea, lo que en The Guardian es un texto de humor irónico que se burla de las barbaridades de un periodista derechoso se transforma en Clarín en la supuesta declaración textual de afirmaciones ciertas de este pintoresco personaje.
¿No es maravilloso?

Y lo que siempre me pregunto es si actuarán así de chapuceramente con las noticias sobre política y economía o será que como "espectáculos" es algo menor y pavote no se molestan en poner las neuronas a funcionar.

Como sea, una vez más compruebo que son cada día más los que creen que "ironía" es el lugar donde se vende iron.

(Ah, y quien pueda leer en inglés verá que no sólo los textos originales son más graciosos sino que, además, la traducción se lleva por delante unos cuantos chistes sólo por la falta de sentido del humor de quien la hizo)

17 diciembre 2006

Ah, sí, claro, yo qué sé, a mí no me miren, yo sólo soy periodista...

Esto debería haberlo escrito la semana pasada, cuando salió publicado, pero, bueno, uno deja los días pasar y aquí estamos.
La cosa es la siguiente: En el Radar del domingo pasado salió una nota de Mariano Kairuz sobre la película Hijos del hombre, basada en la novela homónima de P. D. James.
Y allí se dicen dos cosas de la autora que demuestran que el autor de la nota toca bastante de oído con respecto a esta autora.
En un momento dice:

James es una católica devota

Bien, quizás Mariano Kairuz no leyó el diario de P.D. James (La edad de la franqueza) o no lo tiene tan fresco como yo (que lo estoy leyendo en este mismísimo momento), porque si no sabría que la autora repite hasta el hartazgo su condición de anglicana, su admiración por el misal anglicano, su relación con la iglesia anglicana y cualquier cosa que a uno se le ocurra que pueda tener algo que ver con el anglicanismo. Está bien, uno puede decir que un anglicano es un católico que no cree en el Papa sino en la Reina de Inglaterra, pero no es el hecho, si no se sabe algo y no se quiere hacer una pequeña investigación, es mejor callar.
Y la segunda está en el mismo registro:

P. D. James, escritora inglesa especializada en policiales a lo Agatha Christie y Ruth Rendell

Ajá, lo de Ruth Rendell puede ser, ambas son amigas y ambas son consideradas como renovadoras del policial inglés pero ¿Agatha Christie? Lo único que tienen en común Agatha Christie y P. D. James es que ambas son señoras inglesas autoras de novelas policiales, además de que si ya su declaración de fe anglicana es excesiva, su desprecio a las novelas de Agatha Christie es público, notorio y muy conocido. Aparte de que basta la lectura de un libro de cada una de las autoras para ver que las diferencias son muchísimas más que las similitudes. Para ponerlo en términos de ciencia ficción, es como decir que J. G. Ballard escribe novelas "a lo Isaac Asimov" (o, para ponerlo en literatura fantástica del mainstream argentino, que Cortázar escribe cuentos "a lo Borges").

Sí, sí, ya sé, soy un quisquilloso y todo eso. Pero es que me enerva ese mandafrutismo soberbio del periodismo cultural del cual este articulito es sólo una muestrita. Basta leer todas las semanas el Ñ, el Radar o el suplemento Cultura de La Nación para encontrar al menos un artículo en el que el/la autor/a no ponga en evidencia que toca de oído sobre lo que escribe. O sea, no todo el mundo tiene obligación de saber todo, probablemente no encontraron una buena fuente de información y la profesión periodística se ha precarizado postmenemíticamente, pero, bueno, no sé, uno puede ser lo suficientemente astuto como para ocultar su ignorancia, ya sea escondiéndola ortodoxamente o poniéndola honestamente bien al frente y diciendo "Sí, no sé nada de esto, pero buscando en internet me enteré que..." y después, bue, Krishna proveerá.
Al fin y al cabo, con escribir que P. D. James es una persona "muy devota" y que escribe "en la tradición del policial inglés" se decía lo mismo, no se metía la pata y yo no escribía esto.

Digo.

07 diciembre 2006

Cuando pa' Marte me voy...

Tomado de las noticias de Axxon:

Envían a Marte disco con colección de historias
Un disco que se adherirá a la cubierta de la nave Phoenix incluirá "Visiones de Marte", una colección de historias de los siglos XIX y XX con ensayos y el arte que han sido inspirados por el planeta rojo.
Algún día los seres humanos aterrizarán en el planeta Marte, y cuando lo hagan los estará esperando un mensaje. En el año 2007, la Sociedad Planetaria enviará al planeta rojo un DVD sobre un disco de vidrio de silicio a bordo de la nave Phoenix, la nueva misión de exploración de la NASA, dirigida por el investigador principal Peter Smith, de la universidad de Arizona.
El disco, que se adherirá a la cubierta de la nave Phoenix, incluirá "Vvisiones de Marte", una colección de relatos de los siglos XIX y XX, ensayos y arte, todos inspirados por el planeta rojo.
El disco también incluye algunas piezas especiales, tales como la emisi´n radial del famoso programa de 1938 de la obra clásica "La guerra de los mundos", de H.G. Wells.
La gente de todo el mundo podrá agregar sus propios nombres (o los de su familia y amigos) al archivo del disco original, que ofrece los trabajos de visionarios tales como Carl Sagan, Isaac Asimov, Ray Bradbury, Arthur C. Clarke, Percival Lowell, todos ellos confundadores de la Sociedad Planetaria, y muchos más.

Pues bien, fui, me anoté y me voy para Marte (al menos nominalmente).
Aquí está el certificado que lo prueba:

05 diciembre 2006

Piel y huesos (pero nada de seso)

Seguramente más de una vez les llegó un mail con fotos de modelos esqueléticas, acompañadas con un texto sobre la anorexia y cosas así. Cualquiera con una migaja de pensamiento crítico sospecha, no sólo porque sabe que en la era del Photoshop cualquier testimonio fotográfico es dudoso sino por el hecho primariamente lógico de que el mundo de la moda vive de lo que se considera "bello" y las supuestas fotos son bastante desagradables como para ser reales. Además, imágenes así deberían haber tenido mayor conocimiento público y, lógicamente, deberían existir videos de los supuestos desfiles donde esas supuestas modelos esqueléticas desfilaron.
Ayer, en snopes.com encontré no sólo la confirmación a mi suposición sino las fotos originales antes del retoque.
Y sí, las chicas son superflacas y todo eso, pero no esqueléticas.
El punto más absurdo es que, si se desea alertar sobre una industria que promueve la delgadez extrema y la anorexia, con las fotos reales alcanzaba.

¿Mi suposición?
Que las fotos retocadas fueron originalmente un chiste y que, al igual que con los Bonsai Kittens, algún ingenuo creyó que eran reales y de allí, la bola de nieve.