11 enero 2006

Área 51

La verdad, me gustaría conocer a los extraterrestres de todas esas teorías conspirativas que aparecen de tanto en tanto. Quizás hablando con ellos comprendo su extraña psiquis, por qué, después de años de viaje, se limitan a llevar a cabo planes que hasta Willy E. Coyote descartaría por absurdos e improductivos, enredándose en las tramas retorcidas y oscuras de conspiraciones tan fácilmente detectables.
Cuando GWB decidió que quería quedarse con el petroleo de Irak inventó una excusa boba y mandó a las tropas, no anduvo con vueltas ni conspirando misteriosamente. Cuando Hitler decidió hacerse con territorios ajenos inventó excusas bobas y mandó a las tropas, no anduvo con vueltas ni conspirando misteriosamente.

O sea, si hay planes de dominación (extraterrestre o humana) es tonto que se pongan a perder el tiempo con sutilezas: se mandan las tropas, se manipula groseramente la información y listo.