29 agosto 2005

Un sueño infantil

Después de mucho andar y de haber recorrido las galaxias me encuentro yo, el fornido y rubio héroe interestelar, junto a Gustav, mi fiel compañero zzrick, en un ignoto y desolado planeta en el borde mismo del Universo, dentro de una choza donde vemos a un inmundo ser esférico, grasoso, babeante, violeta, con cinco brazos, tres ojos y una larga trompa prensil en la que agita una ramita de perejil.
-¿Quién es? - pregunto.
-Es Dios - contesta Gustav
-¡Y yo que le rezaba todas las nochecitas junto a mi camita! - exclamo, con profunda desazón.