23 marzo 2004

Cosas curiosas de mi vida matrera

En una versión primitiva de uno de mis monólogos de stand-up yo decía que "yo no sé si la vida me sonríe o se caga de risa de mí".
Hoy salgo de casa y veo que un camión tiene pintada en su parte trasera la misma frase.

Posibles explicaciones:
1) La frase es parte del ingenio popular y yo no lo sabía y la "redescubrí" independientemente.
2) La frase es parte del ingenio popular y yo la conocía pero no lo recordaba, así que cuando la escribí pensé que era mía.
3) Alguien me escuchó decirla, la repitió, se esparció por la sociedad, ya es parte del ingenio popular.

La tercera explicación es la más "interesante", y que en cierta medida me genera sentimientos ambiguos.
Porque ¿qué puede ser mejor para un escritor humorístico que una parte de tu ingenio se vuelva anónima y parte del inconsciente colectivo?
Pero, ¿qué puede ser peor para un escritor humorístico que perder el copyright de esa parte de tu ingenio que se volvió anónima y parte del inconsciente colectivo?

Y así estamos, esperando la fama nónima y suponiendo haber logrado la anónima.